Tag Archives: usuario

Redes sociales y la brecha digital

Fue cuando era pequeño que empecé a escuchar el concepto de "brecha generacional" y frases como "los jóvenes de hoy pueden o son más..." — con el fin de demostrar que los "peques" eran más hábiles para configurar una videocasetera que sus propios padres. Actualmente, escucho a más de un miembro de mi generación exclamar "Los niños de ahora vienen adelantados" — como si los recién nacidos vinieran con mouse en mano, que por cierto es un concepto ya obsoleto, ya que debería ser algo touch. Al parecer la brecha generacional, y que ahora más que nunca podría llamarse "brecha digital", es algo constante y que se va "recorriendo" conforme las generaciones avanzan. Y es que de este tema, me ha llamado mucho la atención como las redes sociales son justamente un indicador de dicha brecha, de manera que entre los "jóvenes" y los "adultos" existen ciertos comportamientos contrastantes.

Si le preguntamos a un "jóven", podemos encontrar que ha crecido con un hi5, un mySpace o un MetroFlog. Y que si había carencia en cuanto a la conexión casera a Internet, mínimo contaba con un selecto grupo de su lista de contactos con lo que se enviaba mensajes de texto y últimamente mensajes multimedia (sobretodo fotografías). Siendo Facebook una de las redes más populares de hoy en día, los jóvenes al parecer no tienen ningún conflicto por subir sus fotografías, etiquetar a medio mundo en imágenes o GIFs animados chuscos o compartir videos de alguna celebridad web con la que se sienten identificados.

Existe entonces una aparente transparencia o congruencia entre el yo "digital" y el yo "real". Y aunque lo anterior no sea del todo cierto, el "yo digital" puede tener una fuerte presencia e influencia ante otros, por lo que podríamos considerarlo incluso independiente del yo real. Los jóvenes no se preocupan por si salen en fotos con sus amigos en un bar para demostrar que están in (aunque no tomen alcohol o les moleste ser fumadores pasivos), haciendo una pose tonta (aunque les preocupe su apariencia en el mundo real), o comentando algo con suma ligereza (como si todos entendiéramos el contexto en el que dicha frase podría haberse dicho en el "mundo real"). La privacidad es importante, pero no es algo de lamentar: ante una realidad que produce y produce información y que ha hecho que los jóvenes sean voraces consumidores de ésta,  mientras más expuesto, mayor vigencia del yo "digital".

Las observaciones anteriores abarcan "jovenzuelos" de unos 20 y tantos para abajo. Sin embargo, observando a gente de 40 y tantos para arriba, la cosa cambia. Una persona "mayor" no puede asumir tales riesgos: la información personal debe ser cuidada y el yo "real" debe ser preservado — y esto es porque el yo "real" es en realidad una "máscara" para su otro yo más interior y que los adultos se han esforzado en construir para tener credibilidad y respeto ante sus pares con los que más conviven — los cuales obviamente están en "el mundo real" y no en las redes sociales. En más de una ocasión me han comentado usuarios de este perfil que han decido cerrar sus cuentas porque fueron etiquetados en la foto de un amigo y que no querían que dicha foto sea vista por otras personas. Y en aquellos casos donde los "mayores" no cierran sus cuentas, simplemente producen muy poca o ninguna información — aunque he observado que son unos pillines, les encanta a veces estar mirando qué publican los demás. Existe también una percepción de que las redes sociales son una tontería porque la gente sólo se dedica a "poner" puros comentarios que no son serios o importantes, como mencionar qué están haciendo o cómo se sienten. En general, hay un temor grande a no controlar la información personal y la privacidad es algo delicado para estar jugando con ella: "todo lo que diga, postee, etiquete o suba a la red, puede ser usado en mi contra" — en contra de mi yo "real".

Claro, existen las excepciones para ambos lados de la brecha. Además de que son observaciones en un contexto dado. Quizá alguien "joven" no se dedique a producir tanta información porque simplemente no puede acceder a la tecnología o que un "adulto" intente ser todo un social media expert porque su situación laboral así lo demanda. Al final, ya sea el yo "real" o el "yo" digital, su "conformación", "maduración" y "proyección" involucrarán la producción y consumo de información alrededor de alguno de éstos; no se puede escapar de este hecho, ni aún siendo ermitaño. Y en cuanto a la brecha, creo que nos afecta más cuando llegamos a esos puntos en los que estamos conformes con cómo entendemos el mundo y ya no estamos dispuestos a adoptar "nuevas tecnologías". Como diseñador, lo anterior implica "dar batalla hasta donde el cuerpo aguante", porque a pesar de que los principios del diseño son prácticamente los mismos sin importar la época, la tecnología es un factor clave para la ejecución, porque al igual que la brecha, no deja de avanzar.

 

Anécdotas sobre la experiencia de uso, usabilidad y el modelo mental del usuario

Un día mientras estaba en un aula de cómputo se acerco una profesora, alrededor de los 50, que me pidió permiso para usar la máquina que estaba junto a mi. Lo que deseaba era subir sus tareas a la plataforma educativa utilizada en un curso dentro de un diplomado de actualización tecnológica para docentes.

La profesora tenía que subir la tarea correspondiente para cada sección del curso. Me solicitó ayuda, accedí con gusto y juntos conectamos el USB, buscamos la liga para subir la tarea dentro de un mar de opciones para la primera sección (del curso), buscamos la carpeta con los archivos dentro de la USB y subimos el archivo; sin embargo, para el resto de las veces ella no pudo realizar la tarea por si sola, tuve que seguir asistiéndola. ¿Por qué?

En ese momento recordé que esto de la usabilidad parece algo tan tonto a veces. Tonto, hasta que uno se da cuenta de que los usuarios sí tienen problemas al interactuar con el producto. La profesora, al igual que sucede con personas cuya alfabetización informática es deficiente, caracteriza la interacción como una secuencia lineal cuasi-estricta que deben de seguir para completar la tarea. Por lo tanto, al no "aprender un paso", se pierden completamente.

Tengo la conjetura de que  alguien con mayor alfabetización tecnológica, sobretodo cuando se va volviendo experto, comienza a relacionar ideas. Por lo tanto, no intenta realmente aprenderse la secuencia de pasos para realizar la tarea, sino que estructura todo un modelo mental que involucra los conceptos (lo que se entiende por archivo, arrastrar, abrir, memoria, movimiento, etc.) así como los diferentes "caminos" con los que puede realizar la misma tarea, lo cual implicar el entendimiento de cómo moverse "en ese espacio" (en este ejemplo la plataforma educativa).

Algo evidente en esta experiencia fue notar que la usabilidad está ligada a la arquitectura de información. Habían muchas opciones y prácticamente la profesora sólo requería aquellas que le mostraran a) en que sección está subiendo la tarea y b) cómo subir la tarea. Entonces, lo complicado está en hacer una "reducción de puertas" por las que tiene pasar el usuario mientras va "navegando" en este espacio y más aún, que dichas puertas esten bien "marcadas". Sí note a la maestra hacer recorrido visual para las opciones que dispone la plataforma, pero también notaba una expresión de que no entendía bien a lo que se referían tantas palabras.

En días pasados, me llamaron para asistir a una investigadora que estaba transcribiendo, según vi, unas notas periodísticas sobre el tema de braceros y también estaba registrando algunos detalles importantes sobre dichas notas. Cuando llegué estaba algo exaltada porque no entendía porque el Word le ponía el párrafo que estaba tecleando en ese momento en rojo cuando ella lo único que quería era ponerlo en subrayado o negritas (no recuerdo bien). ¿Qué es lo que estaba pasando?

La verdad no tenía idea. Pero algo que se me ocurrió fue dar clic derecho para obtener opciones sobre ese párrafo. Entonces noté algo parecido a "aceptar inserción". Di clic y el texto cambió a negro. Supongo que el párrafo en rojo era para dar evidencia en el manejo de versiones entre lo que ya estaba guardado y lo nuevo.

Desde mi perspectiva, ambas mujeres me figuraban que usaban con sus respectivas herramientas en forma "mecánica". Por ejemplo, la primera profesora solo quería saber dónde estaba el archivo y en qué lugar debería de colocarlo, literalmente. Como cuando mueves un objeto dentro de un cuarto. En el caso de la investigadora, me imaginé que era una persona que usaba la máquina de escribir y luego con el desarrollo tecnológico tuvo que usar Word. Obviamente en la máquina no podías hacer inserciones nuevas sobre lo ya escrito.

Un punto que me llamó la atención con la investigadora, supongo que parte de su personalidad, es comentar cosas como "no se qué le apreté", "yo estaba trabajando y no se que pasó". De alguna manera lo relacioné con el caso de la primera profesora, donde el "no entender" es literalmente eso: no entender con qué estás interactuando.

Por ejemplo, dado el caso de la investigadora, mi conjetura es que el problema es la falta de correspondencia uno a uno entre el modelo de lo ya conocido (la máquina de escribir) y el modelo mental que involucra la nueva herramienta (la laptop más el Word). Obviamente el último es mucho más grande que el primero, y que al parecer está contenido (la idea de la máquina de escribir, teclear en una hoja sólo que ahora en la laptop).

Extender el modelo mental sobre el objeto antiguo para derivar en uno nuevo más complejo, puede ser complicado. La herramienta debe tener un diseño que brinde una buena curva de aprendizaje durante el proceso. Algo me dice que cuando no logramos bien esa curva, claro que podemos utilizar la nueva herramienta, pero nos quedamos utilizándola en esta forma "mecánica".

Después, con la misma usuaria, surgió otra emergencia: después de alcanzar alrededor de 200 hojas en su documento, había perdido toda la información, quedando solamente una hoja en todo el documento con lo último que tecleó. ¿Qué fue lo ocurrió?

Realmente es un misterio. Yo medio hice un par de cosas, incluyendo el "deshacer" para ver si aparecía su texto original y checar sí habían copias, pero nada. Luego solicitamos la ayuda de un ingeniero en sistemas, el cual trató de conducirla a través de preguntas que entendí que eran para dar evidencia del "error de usuario". Pero nada. Platicando con él, llegamos a la conclusión de que al no encontrarse corrupto el archivo, quizá no se fijo de que estaba tecleando sobre un documento nuevo y por no entender la diferencia entre un "save" o "save as", o bien quizá por el estrés, no se dio cuenta y sobre-escribió su archivo. :(

Una última historia. Un día, cierto diseñador de información, con formación también en cómputo, y que además le gusta platicar y discutir sobre el diseño de interacción, estaba mandando un mail en el móvil de Apple. Por error, hizo "tap" en enviar el mail y entonces no supo como cancelar la acción. Aunque se regresó al menú inicial para ver si aparecía el "outbox", no consiguió nada. Después de otro par de "taps" para checar qué estaba pasando, el correo salió con la mitad de texto. Tuvo entonces que mandar otro correo con el texto faltante.

Sí, a mi me pasó. ;) De hecho, en el ciente de MacOS cuando no quería descargar los correos o bloquear la salida de uno, me iba rápidamente a checar la ventana de actividades y le daba "alto" a ese proceso. En el teléfono no pude localizar la "tachita" para detener el envío, y tampoco me "salió" el outbox para entrar ahí y de nuevo buscar una "tachita" para cancelar. Quise hacer un mapeo entre el modelo que tiene el cliente de correo para computadoras de escritorio con el cliente para móviles. Y no dudo que exista una forma de "parar" el correo, sólo que no "entendí" cómo descubrir esa forma.

En resumen, podríamos decir que las interfaces pueden tornarse realmente complejas pero que esa complejidad no va siempre a la par con la curva de aprendizaje de usuario para utilizar la nueva herramienta, no tanto por su falta de capacidad (los usuarios no son estúpidos) sino por falta de alfabetización informática y/o tecnológica quizá, o bien, porque simplemente no se esfuerzan (porque no les interesa, su tarea base siempre está muy clara y es lo más sencilla, no importa cuán sofisticada sea la herramienta con sus "extras") en sacarle más "jugo" a las mejoras, en parte porque todos queremos una vida sencilla dentro de lo complicada que nos la hacemos. Y claro, el entendimiento, semiosis o conformación de un modelo mental del espacio de interacción, o como quieran llamarlo, entre lo que trae en la cabeza el diseñador para ofrecer una solución a lo que tiene un usuario, definitivamente no es lo mismo. Bien dicen: cada cabeza es un mundo.

Todo un reto, ¿no creen? ¿Hasta dónde eres como diseñador de interacción una guía montessori o un dictator con tus propuestas?

Señalización en Guanajuato

Guanajuato es una ciudad mexicana patrimonio de la humanidad, la cual es muy particular debido a su topografía. A grandes rasgos la ciudad parece estar asentada en un bol, por lo que quedan casas prácticamente unas encima de otras, lo cual deriva en muchos callejones y aún más, existen túneles para movilizarse en carro.

Guanajuato Capital desde el funicular y Pípila

Ciudad de Guanajuato México

Vistas de la ciudad de Guanajuato.

Aunque los sitios turísticos son fáciles de encontrar, el municipio dispuso de un conjunto de páneles a lo largo de ciudad para orientar a sus visitantes. Me interesó y gustó mucho como está presentada la información, ya que de primera mano, al existir tanto recoveco, los turistas podrían pensar que es muy complicado caminar en la ciudad.

Señalización de Guanajuato Capital.

Señal turística en Guanajuato.

La primera característica que se me hizo muy acertada fue el contraste. Las señales tienen un color terracota (chedrón o copper redad hoc a la ciudad pero que además hace un buen contraste cromático con los textos, los cuales se presentan en color blanco y usando una fuente tipográfica de palo seco, muy limpia y legible. Los demás colores empleados (en el mapa y esquemas) también facilitan la lectura de la señal.

Cada panel está divido en cuatro partes claramente identificables. La primera corresponde al nombre del lugar donde se encuentra la persona. La alineación a la izquierda,  jerarquía tipográfica y el aire alrededor ayudan determinar que "ese texto" (el título) corresponde al nombre del lugar.

Señal en Guanajuato Capital

Lista de lugares importantes cercanos al sitio actual.

Debajo del texto correspondiente al nombre del lugar, se encuentra una lista de los lugares más cercanos. Su alineación a la izquierda resulta más conveniente que emplear una alineación centrada, ya que se arma una línea vertical imaginaria que agiliza la lectura de dicha lista. Esta lista ocupa una columna central en el panel, de forma que quedan dos pequeñas columnas, una a la izquierda y otra a la derecha. Dependiendo si se tiene que caminar hacia la izquierda o hacia la derecha, se coloca en la columna correspondiente una flecha de dirección (←,→,↑ ,↓) para cada elemento de la lista.

Se que suena bastante intuitivo, pero este tipo de detalles simples reafirman el sentido de orientación espacial.

Mapa topográfico en la señalización de Guanajuato Capital

Mapa de tipo topográfico en la señalización en Guanajuato.

Ya debajo se presenta un mapa, cuya intención es situar al usuario en el espacio físico. En español, francés e inglés, se le indica con etiquetas como "Frente a ti" y "Detrás de ti" la relación entre lo que observa en el mapa y el entorno que lo rodea. El camino principal se resalta con color amarillo, dando evidencia a las formas de éste; muy útil para entender "cuando dar la vuelta". También se muestran, mediante contraste cromático, los sitios importantes en el área incluyendo los de la lista. Además se marca el norte como símbolo estándar de orientación.

Tube map o Pipe map tipo Beck's London en Guanajuato Capital

Mapa tipo Beck's London Underground

Mapa esquemático a la Henry Beck de un recorrido en la ciudad de Guanajuato.

La cuarta y última sección de cada panel corresponde a un esquema conocido también como mapa de tubo,  idea formidable presentada por Henry Beck en los 30s. En éste también el usuario se orienta en cuatro direcciones (←,→,↑ ,↓), pero le brinda la ventaja de identificar rápidamente que lugares se encuentran conectados con respecto al camino principal y mediante qué calles. La legibilidad para ir del punto A al punto B sin duda se incrementa con este tipo de mapas. De nuevo, lo importante se contrasta mediante el color, tanto para el camino principal como los lugares importantes. Los textos tienen su mayor contraste en este sentido con la aplicación del color blanco.

Este tipo de iniciativas me gusta mucho en los casos en los que uno no desea tomar recorridos y la ciudad, como Guanajuato, es adecuada para caminarse. Así vas tomando en cuenta qué lugares vas vistando y cuáles han llamado tu atención, previa investigación en la red o bien con una guía en mano. Sólo espero que no acaben destruidos o bien, que no se les de mantenimiento y acaben siendo un elemento deteriorado y visualmente desagradable al paso de los visitantes de esta colonial y especial ciudad.

TAT: The Astonishing Tribe

Gracias a Hugo de Bluku.tv me entero de The Astonishing Tribe, o TAT, quienes se definen como un grupo sueco que ha agregado el efecto wow a las interfaces de usuario en más de 270 millones de dispositivos móviles alrededor del mundo. Dejo aquí un par de video de sus últimos prototipos, aunque en general su showroom es de por sí interesante.

También están en facebook por si alguien los quiere agregar.

Me encantó su tagline:

Design loves technology.

Sustitución de recuerdos

En 2007, mi primer post en este blog trató sobre cómo la tecnología, en particular la telefonía móvil, había modificado la forma en la que se recolectaban y compartían recuerdos. Hoy, 202 posts después, veo pasar el recorrido de un grupo de primaria dentro de las instalaciones de la biblioteca de la universidad. De nuevo hubo algo que me pareció genial: una niña con un celular en la mano estaba filmando todo el recorrido.

Lo primero que comenté con una colega al ver la escena fue lo siguiente: "En mis tiempos dibujábamos para hacer un recuerdo". De ahí, mi colega también me había comentado  sobre una situación similar que presenció a nivel universitario, donde una forma práctica de no olvidar que se estaba haciendo en el aula era tomarle una foto al ejercicio (aunque no era de teléfono celular).

Lo que me dejó pensando está situación de alguna forma está relacionado con el post de los escenarios: cambiar de algo escrito a video. En su momento, me cuestioné sobre los dichos recurrentes de la lectura y la imaginación. Ya saben, que leer implica desarrollar la imaginación.

El caso de esta niña podría confirmarme que quizá no es necesario "esforzar" o "sobrecargar" la mente si basta con apretar un par de botones para volver a "ver" el recorrido con casi los mismos colores que percibirían sus ojos (y digo percibirían porque ella estaba más atenta al display del celular) y la descripción de los espacios con la voz del mismo guía.

Claro, esto es algo que viene desde la proliferación de las cámaras de video portátiles. Sin embargo, con el avance tecnológico y la reducción de los componentes en los aparatos de telefonía móvil, grabar video ha sido más asequible.

Lo que me dejó pensando esta escena, y con temor a sonar algo old fashion, es si ella se dará cuenta que efectivamente los colores registrados por su cámara no son los colores reales de las cosas, si entiende cómo se siente la tela de los muebles o la textura de las paredes, si habrá notado como el tragaluz va dando matices en el techo o si habrá puesto atención en el olor a madera de los estantes con libros.

Aunque estoy de acuerdo con la tecnología para extender las actividades de generaciones pasadas o proponer nuevas formas de hacer las cosas, me preocupa también que al parecer lo único relevante es producir y compartir el recuerdo en un medio (en este caso video), dejando a un lado la impregnación del entorno al vivir la experiencia.

Muchos videos en youtube, muchas formas de repetir ese instante; pero algo me dice que cuando sonreímos es por "el todo" y no sólo por lo que entró a través de la vista.

Curiosidades en el diseño de envase

Me declaro con carencias en cómo resolver necesidades involucradas con el diseño de envase y/o empaque. Aunque eso sí, me entretengo bastante preguntándome cuán importante es el envase de algún producto, y no sólo al momento de tomarlo del mostrador, sino también considerando otros aspectos: el almacenamiento ya estando junto a otros envases, cómo influye en la conservación del producto o su facilidad de manipulación. 

Por ejemplo, este 14 de febrero, día de "coma usted cuantas calorías pueda en forma de chocolate", una buena amiga, muy detallista por cierto, tuvo la consideración de regalarme unos chocolates "Kisses" de Hershey (imagen de abajo). Quizá para algunos este envase no resulte muy novedoso, pero en mi dejó un efecto ¡Wooow!

Kisses de Hershey

La forma en la que se abre el envase y el tipo de material usado le dan una gran carga visceral al diseño. Después de tomarlo con un poco de "frialdad", me llamó mucho la atención como la fecha, el factor sorpresa y el vínculo con esta amiga, hizo que le diera tanto peso a este aspecto diseñístico: el contexto había sido importante para la "adopción" del diseño. Y aunque el efecto emocional podría apagársenos rápido, personalmente me sentí complacido, en una especie de cadena de satisfacción, porque sentí que el diseño sí funciona: se cierra perfectamente sin ningún aditamento. ¡Bien! 

Por otro lado, los productos que consumimos diariamente parecen no estar tan envueltos de glamour, aunque sin darnos cuenta, su carga funcional puede hacer la diferencia. ¿Cómo sabemos cuando se va terminar el shampoo si el envase no nos deja ver cuánto queda? Entonces resulta útil cuando el empaque tiene elementos para informar al usuario sobre el producto. 

El envase de enjuague bucal de Listerine es uno de mi favoritos en este sentido. Aquí la transparencia juega un papel importante: nos permite recibir información de cuánto enjuague hemos consumido pero además podemos identificar el color del líquido lo cual caracteriza la variante del producto. Claro, también se nos presentan elementos viscerales, como el color mismo, para evocar a las cualidades del producto.

Diferentes enjuagues bucales de Listerine

La ventaja en este tipo de envase es su impacto informativo en forma casi instantánea. A diferencia de envases como el de la pasta dental o de un fijador en spray, no es necesario que interactuemos con el envase para identificar el status del producto (ejem. si está a punto de agotarse). 

Como simples usuarios de toda una gran diversidad de productos en nuestro día a día, parece que el envase efectivo es aquel que simplemente pasa desapercibido debido a sus cualidades de diseño. :)

Mark MacKay: diseño de información, síntesis y comunicación de ideas.

Existen diversos apellidos para el diseño, ya sea gráfico, industrial o de interacción, éstos involucran conocimiento, habilidades y herramientas para la solución a una problemática en particular. En esta ocasión, y coincidiendo con el tema principal de este blog, quiero agradecer a Mark MacKay, autor de Duopixel por concederme la siguiente entrevista, como parte de un proyecto donde podamos leer y conocer cuál es la perspectiva que tienen algunos practicantes dentro de esta pluralidad diseñística. 

Mark MacKay diseñador de información

Mark MacKay. Diseñador de información.

¿Puedes contarnos un poco de ti? 

Nací en Canadá, crecí en México. Me considero mexicano. Me dedico al diseño semi-profesionalmente desde que salí de la preparatoria, profesionalmente cerca de cinco años. No me gusta hablar mucho de mí, así que aquí le paro.

 

Sin duda la claridad y síntesis de las ideas en la redacción de los artículos de Duopixel ha sido un factor clave para su popularidad. Ante el cliché de que el diseñador no lee sólo ve, ¿podrías comentarnos cómo has ido formando y puliendo esta habilidad para comunicar efectivamente lo que piensas, observas, cuestionas, etc.?

Muchas gracias por las palabras! Yo diría que la habilidad viene de la práctica. Siempre he leído, la lectura (o mejor dicho, la adquisición de conocimiento) me apasiona y es algo que no puedo dejar de hacer —ejercitarme mentalmente. Siempre he pensado que un buen diseñador debe de dominar las tres grandes áreas de la comunicación humana: el lenguaje visual, el lenguaje escrito, y el lenguaje verbal. Desfortunadamente, solo cumplo dos de ellas satisfactoriamente.

No hay ningún secreto detrás de escribir bien, símplemente es la práctica, y pensar con claridad.  Hay que tener presente que no todo es digno de mencionarse, depurar el texto y quitar frases huecas que solo estorban. Si no editara lo que escribo, cada artículo en Duopixel sería tres veces más largo y tres veces más aburrido. Recomiendo mucho "The Elements of Style" de Strunk & White, es un libro excelente que destaca la importancia de ser claro y conciso al redactar un texto.

 

¿Cómo influye esto en tu forma de diseñar visualmente? ¿hay diferencia según el tipo de proyecto o es una base general que se nutre de otras cosas ya particulares del proyecto?

Influye mucho, en un texto quito palabras y reescribo para que se entienda mejor, mientras que en un objeto de diseño hago lo mismo: quitar lo que es ruido y darle una jerarquía visual para que todo se entienda inmediatamente. Ahora, pasando a tu segunda pregunta, sé que no todo lo diseñado tiene porqué ser así, pero es lo que me gusta producir y consumir visualmente. Hay ciertos tipos de disciplinas dentro del diseño con las cuales este acercamiento no funciona (la publicidad y el cartelismo me vienen a la mente), pero son áreas del diseño en las que soy el primero en aceptar que no tengo talento ni inclinación para hacerlo. El diseño como herramienta de persuación no me interesa, lo que me apasiona es el diseño como herramienta para el entendimiento.

 

Como profesional intitulado como diseñador de información, surge obviamente las preguntas: para ti ¿qué es diseño de información? ¿qué no es diseño de información?

Diseño de información: mapas, interfaces, documentos, diagramas, libros, periódicos, infografía.

No es diseño de información: publicidad, cartel, identidad (discutible).

Evidentemente no es un matiz blanco y negro. Un periódico o libro usará elementos de persuación, y la publicidad también usa elementos del diseño de información. Un diseñador mejor que tu servidor sabrá aplicar ambas en las dosis adecuadas.

 

Si consideramos como base tu respuesta anterior y desprendemos “de información”, ¿qué significa la palabra diseño? ¿hasta dónde llega el “poder” de esta palabra?

El diseño intercede en cualquier problema (de índole social, económico, gráfico, educativo, etc)  y planea una estrategia para resolverlo. Si tuviera el suficiente talento y conocimiento me encantaría ser diseñador, así a secas, sin apellidos. ¿Hasta dónde llega este poder? Bajo este concepto los gestores, ingenieros, economistas y políticos (ugh) son diseñadores también, así que el poder es inmenso. Aunque, por supuesto, lo que importa es la realidad práctica, y en ese caso nuestro poder es más bien limitado. 

 

En tu experiencia y en un enfoque más práctico ¿dónde se encuentra o se necesita el diseño de información? ¿qué herramientas nos sugieres entonces para ir y explotar esas áreas de oportunidad?

Se necesita en todas las áreas donde se tenga que comprender algo (que afortunadamente es en muchos sitios). Con la recesión global y demás existe una oportunidad única en este momento: el consumo deja de ser visceral y se vuelve más racional. En esto es diseñador de información es especialista. Otro aspecto, algo tangencial, es que los diseñadores debemos de aprender a eficientizar los procesos de producción, Charles Eames se partió la cabeza tratando de que sus muebles se pudieran producir en serie. Un buen diseñador de información deberá conocer bien los procesos detrás de los objetos (digamos, una web) para que no tenga que ser mantenida por cinco empleados, disminuir las llamadas a soporte técnico a través de interfaces intuitivas y demás. Esto es algo en lo que también tenemos que sabernos vender: cuánto ahorra una solución de diseño.

 

En la actualidad es claro que andamos nadando en un mar de información, la cual va más allá de la derivada con nuestra interacción con las tecnologías de información y comunicación; también tenemos la extraída de otros mensajes audiovisuales (familia, amigos, televisión, máquinas, y demás). Si a lo anterior le sumamos que ya no es suficiente la información sino el conocimiento lo que nos hace competitivos, conceptualmente hablando ¿qué implicaría para ti el diseño del conocimiento?

 Jeff Raskin alguna vez dijo que el diseño de información era un pésimo nombre, puesto que lo que en realidad se diseña es el cómo se transmite y se representa la información. Yo discrepo con él, pero voy a aplicar el mismo principio y afirmar que no se puede diseñar el conocmiento. El conocimiento es un proceso interno y personal, tendríamos que manipular y crear memorias parar diseñar conocimiento. Lo que sí se puede hacer es facilitar la adquisición de conocimiento mediante el diseño. 

Frase de Mark:

Tanto desmadre para poco desmadre.

Dominios, subdominios y usuarios

Es claro que existen ciertos tipos de usuarios en la web, según su nivel de experiencia en navegación. Cuando diseñamos para la Web, pensamos mucho "si el usuario principiante hace X, entonces pasará Y", o "si el usuario avanzado se encuentra en U, entonces podrá irse a V". Por otro lado una de las premisas del web es nunca asumir que el usuario llegará por tu home o index. Creo que el Google ha hecho esta idea más verdadera que nunca. 

Quiero enfocarme en una situación real en cuanto a los subdominios, pero pero primero un comentario breve con respecto a la selección de dominios: sí es importante cómo "llamar" a nuestra página

El caso de www.tzek-design.com es un ejemplo de lo que no debe hacerse. El guión y el manejo de una palabra en inglés, complica las cosas. Ya sé, ya sé... consecuencias de una decisión rápida y no bien pensada. No lo intenten en sus casas si desean tráfico.

La importancia de seleccionar un buen dominio para la WWW y sus subdominios

Regresando a lo del subdominio y los usuarios. Algo que se nos pasa es pensar que los usuarios, ya sean novatos o expertos, sabrán introducir la URL correctamente en la barra del navegador. Falso; existen usuarios que pueden tener un nivel "decente" de navegación (browsing/surfing) pero no necesariamente se han preocupado por estas cuestiones del dominio.

Una diferencia clara entre uno y otro es la palabra "www". Por ejemplo http://www.yomero.com/blog puede publicitarse (en banners, impresos, anuncios, etc.) como http://blog.yomero.com o bien, solamente blog.yomero.com.

Alguien experto toma rápidamente blog.yomero.com, pero un usuario que no se fija en esas cosas sí pone www.blog.yomero.com o bien, http://www.blog.yomero.com, y no siempre tenemos prevista esta situación.

Mi experimento rápido como usuario notavo es tomar los blogs que están en mi blogroll y testearlos....

  1. http://www.blog.duopixel.com - Funciona. Aunque se ve muy extraño.
  2. http://www.alquimistas.evilnolo.com - Funciona. Y es más, le quita el "www", lo cual, si el usuario se fija, va mostrándole como teclear el nombre "correcto" para la próxima.
  3. http://www.letritas.blogspot.com - Funciona. Igual se ve extraño.
  4. http://www.usolab.com/wl - Excepción. A ellos los pongo ahorita porque ponen "wl" en vez de "blog". ¿Será "wl" por "web-log"? Justo comentando sobre la selección de nombres para los dominios y subdominios. Por cierto, no funciona con wl.usolab.com.
  5. http://www.blog.armandososa.com - Funciona. Es el caso contrario de los alquimistas; aquí aparece el "www" por defecto y si lo pones sin el "www", te lo pone en seguida. ¿Por qué habrá tomado esa decisión Armando Sosa?
  6. http://clear.aiga.org - Funciona. Muy bien, de hecho. La liga original que tengo es http://www.aiga.org/content.cfm/clear, por lo que definitivamente emplearía la primera para hacer diseño gráfico.
Parecerá tonto, pero cuando pasas una "dirección con subdominio", la gente puede perder porque no les jala cuando ponen el "www" acostumbrado. Además, si eres encargado de realizar campañas (impresas) donde tengas este tipo de URLs, es mejor poner "http:// con todo lo demás". Más vale prevenir "conducir bien al usuario", que lamentar.

El diseño no es arte

Eduardo de Análisis Gráfico nos presenta en forma breve pero concisa su perspectiva sobre por qué el diseño no es arte: 

En mi caso, lo había expresado con esta tautología:

El diseño implica arte pero el arte no implica necesariamente diseño.

La ciencia implica diseño pero diseñar no implica necesariamente hacer ciencia.

Aun así, la ciencia implica hacer arte. 

Para mi el conflicto no está tanto en el diseño, sino en la invalidez que tiene ante las ciencias, desde la perspectiva que toda actividad humana, por su naturaleza, posee una subjetividad inherente que conduce a alimentarla/desarrollarla en forma artística (bajo la definición de la RAE).

En cuanto a lo escrito por Eduardo, el ápice de su post sin duda es la siguiente frase:

"Haz diseño, no arte; y, si lo haces, no lo vendas como diseño".