Tag Archives: trabajo

¿Saber o no saber? He ahí el dilema

Recuerdo que cuando estábamos en la licenciatura —en Ciencias de la Computación— mis amigos y yo decíamos que era horrible tener materias de relleno. En particular, el tema salió porque cuestionábamos para qué llevar una materia que se llamaba "Relaciones Humanas". Un par de años después en una reunión salió, entre risas, que dicha materia era la única que realmente había servido hasta el momento. Sobretodo, recordando lo primero que puso nuestro profesor en la pizarra: dibujó un círculo y luego lo dividió como gráfica de "pay" señalando que 1% son conocimientos y 99% relaciones humanas.

Es probable que no quedemos satisfechos con lo aprendido en la universidad jamás, no importa la licenciatura que hayamos o estemos estudiando. Parece que el problema es que los cursos universitarios son suficientes desde un punto de vista formativo —te dan las bases para crecer como profesional, como si fuera un trampolín— pero insuficientes desde un punto de vista laboral y práctico —y es que colegas diseñadores me han enseñado y confirmado que sólo haciendo se puede conseguir la maestría sobre alguna rama del diseño.

La idea de escribir este post salió de la discusión con un estudiante de administración de empresas que comentó que los diseñadores deberían de saber sobre negocios y administración; que aquello les daría una buena "arma" para ser competitivos. Yo secundé la idea, y mencioné que esto aplica sobretodo porque somos un mar de personas trabajando en el área. Sin embargo, mencioné que aunque era buena la idea, su insistencia tenía que ver con su formación. Comenté que de igual forma él debería aprender cosas sobre diseño o bien, aprender a hacer investigación y a escribir y publicar artículos, ya que no solo sería bueno para transmitir el conocimiento sino que también sería bueno para saber si ese camino podría ser para él. Aún más, que el mismo razonamiento podría aplicarse si a los diseñadores les enseñaran sobre Economía, Finanzas, Antropología, etc.

Luego, charlando con una colega diseñadora, salió al tema que en la escuela le habían enseñado a ser buena ejecutante gráfica pero que le hacía falta aprender a estructurar sus ideas y que eso era un factor para detener su proceso creativo. En una situación similar, de un colega diseñador he escuchado que su necesidad es tener idea de cómo constituir una empresa y saber asuntos mínimos legales y fiscales asociados a esta tarea.

¿Son estas carencias perjudiciales? No de primera mano. Es verdad que la universidad debe formar sólida e integralmente a un estudiante, pero también es una realidad que no puedes formar "todólogos" con cursos sobre todos temas "por si las moscas", ya que al final los cursos especializados serían muy pocos y entonces no existiría porque otorgar un título indicando la especialización con respecto a  alguna disciplina —sin duda, este es un problema al que se enfrentan los programas de licenciatura transdisciplinares.

Por otro lado, esta "falta de conocimientos" permite la capitalización del mismo: "yo se esto y sobre esto puedo cobrarte". El problema, al menos en el contexto mexicano, es que las empresas con tal de minimizar costos sí exigen "todólogos" y también no hay mucha cultura de trabajar en equipo —hay barreras de lenguaje disciplinar, asuntos de protagonismo, falta de administración de tiempo y objetivos, etc. Quizá la falta de dinero para pagar el conocimiento de cada quién influye mucho. Claro, no todo es "malo". He tenido la oportunidad de presenciar casos y/o situaciones donde "echar mano" y "hacer montón" han derivado en proyectos bien llevados, con resultados exitosos. Lo mejor de estos casos es que son lecciones por si mismos: ayudan a entender cuáles son tus capacidades y cuáles son tus limitaciones, desarrollar habilidades de comunicación, entender la perspectiva de otros perfiles para la solución de problemas, e incluso incrementar los niveles de tolerancia y respeto.

Entonces, el asunto no está en "saber vs. no saber", sino en "hacer y aprender". Y de vez en mucho, o cuando se reconozca que es primordial, entonces admitir que "dos o más cabezas, piensan y ejecutan mejor que una"; o dicho en otras palabras:

1% conocimientos. 99% relaciones humanas.

Saludos.

Como cobrar bien cuando eres independiente por So

So del Blog y Lana, escribió un post muy ameno pero concreto sobre la realidad de "Cómo cobrar bien cuando eres independiente", casi enfocado a freelancers de diseño.

Nos comenta en el post:

Pero las cosas mas importantes que he aprendido para cobrar bien son:

  1. Autestima. Uno debe saber lo que vale. Punto. No eres DaVinci, pero tampoco eres un escuincle de 6 años con su puesto de limonada.
  2. Etica. Mientras mejor sea tu ética en el trabajo mejor te irá y mas te cotizarás. Se honesto, se derecho, acepta cuando te equivocas, cumple con tus fechas de entraga, se puntual y trata bien a tu cliente.
  3. Servicio. Mientras mejor servicio des, mejor podrás cobrar. Las “divas” pueden ser muy buenas en lo que hacen, pero su futuro en la industria (la que sea) no es prometedor.
  4. El trabajo NO es un favor. Estamos acostumbrados a “sentirnos mal” por cobrar. Alguna vez cuando trabajé de secretaria en un despacho de diseño, una de mis labores era perseguir cheques a las agencias de publicidad. Un día una loca en finanzas de una SUPER mega agencia me dijo descaradamente “ A ustedes los del despacho X ¡como les gusta cobrar! En la agencia ya los tenemos en la lista negra por cobrones”. ¿se imaginan? Estar en la lista negra por querer cobrar un trabajo que ya se hizo y se entregó????? ¡no se dejen intimidar! El pago es lo justo por lo que el cliente nos pidió. El trabajo es un intercambio, no un favor.

 

Saludos. :)

Curiosidad

Reflexión estúpida:

¿No es curioso? Tu trabajo puede ser fácil de hacer desde la perspectiva de quien te comisiona. Pero si los dos ven el trabajo de otro diseñador y alguien externo comenta que es algo "laborioso" y "complicado", tu comisionista no tiene "peros" como los tiene contigo. Aunque tu pienses algo "muy particular" sobre el trabajo de tu colega.

Mmmm... interesante. A veces estamos de un lado. A veces del otro.

El “síndrome Tv y Novelas” en una página de inicio

Las revistas de chismes del espectáculo son popularmente adictivas. En México existe una gran circulación de este tipo magazines, siendo TV y Novelas una de las más representativas y con más trayectoria. Una característica distintiva de éstas es sin duda la portada, la cual tiene que gritar para llamar la atención de los lectores potenciales. Y que mejor manera de hacerlo con textos en caja alta, colores vibrantes, falta de aire en la composición y enunciados estridentes.

Portada de TV y Novelas México

Portada de TV y Novelas

Lo importante tiene que aparecer en la portada. Pero, ¿qué es lo importante? ¿quién lo determina? Quizá a muchos nos cruza por la cabeza la palabra editor y más aún, podríamos determinar que "él decide, él dirige, y punto".

Si hacemos la analogía con la Web, la portada vendría siendo la página de inicio. ¿Cuáles son las respuestas a las mismas preguntas? El editor o webmaster sería quien determina qué, en qué orden y dónde van las cosas ¿no? Sin embargo, la Web es una de las entidades donde el poder del usuario final tiene más peso para lograr el éxito ¿o no?

Supongamos que el webmaster es en sí el "diseñador web": el que se encarga no sólo del mantenimiento sino que ha participado tiempo atrás, tanto en la estructura como en el layout. Este caso es fácilmente visible en freelancing o en trabajos donde un equipo pequeño (incluso de una o dos personas) se encarga de un sitio completo.

Cuando el diseñador se encuentra con los stakeholders

Pues bien, la premisa del "lado del diseñador" sería "poseo los conocimientos para determinar cómo indentificar la estructura del sitio y la interfaz de este"; ergo, "aquí está el sitio propuesto, úsese". Sin embargo, existe una contraparte: los stakeholders o las personas interesadas (en el sitio). No estamos hablando del usuario final. Entre estas personas puede estar quien encarga el sitio (contratista), el jefe, un comité que determina qué información se estará presentando, etc. Lo "sabroso" se da cuando la mente (y el ego, por qué no) del diseñador se encuentra con la de los stakeholders para determinar, entre otras cosas, qué incluye y cómo debe ser la página de inicio, la "gran carta de presentación".

Peticiones para mostrar algo en la página de inicio

En ese cruce de "aires", cual formación de tornado, suele darse un "Síndrome de portada TV y Novelas" en el index o página de inicio, el cual corrompe terriblemente la posible propuesta óptima de interfaz web por parte del diseñador. Todo es importante y todo debe resaltar. Claro, las opiniones son muy sesgadas dependiendo del stakeholder en cuestión. Justo ahí es donde entra el grado de influencia de cada uno de ellos; sin embargo, todos quieren tener visible el nicho de información de su interés.

Más peticiones al webmaster o diseñador por los stakeholders

 

La "homepage TV y Novelas", le pone al usuario todo a la mano, eso debe ser bueno. Se pueden encontrar banners animados en flash y muchos botones o imágenes por todas partes, textos de gran tamaño, menús desplegables con muchas pero muchas opciones, más de 5 logotipos (por eso de mostrar que el sitio es importante), etc. 

El ying-yang de este asunto puede describirse así: el diseñador web no preparó la estructura (navegacional y visual) del sitio "a prueba de balas" y tampoco se preocupó por sensibilizar a los stakeholders hacia una cultura de la usabilidad y fucionalidad (¿qué queremos con el sitio? ¿para qué servirá?); por otro lado, las personas interesadas sí quitan autoridad al diseñador (aunque se les explique), debido a que lo "importante" es lo importante y tiene que estar en el index, cuanto más opciones, mejor. No se trata de armar "pleito", ni de ver quién tiene la razón, sino de darse cuenta que un sitio web va más allá de "presentar información", porque en la mayoría de las veces están ahí para usarse.

Usuario confundido ante una página de inicio atascada

¿Y a qué lleva el último punto? La respuesta es simple: cuando los usuarios usan el sitio (valga la redundancia), se topan con una página de inicio saturada, con demasiada información, muchas opciones para seguir navegando y que pobremente responde a sus necesidades. Después, cuando llega la retroalimentación, sobretodo en esas situaciones donde se apremia "la calidad en el servicio", los stakeholders se dan cuenta que la página de inicio y todo el sitio, están mal.  Como parte de este síndrome entra su desesperación por no quedar mal y demostrar que sí hay aptitud, que se tiene un sitio web bueno, usable y relevante. Es posible que en este punto se recurra de nuevo al diseñador para que "corrija" tales desperfectos.

El síndrome puede evitarse, pero requiere de la participación de los stakeholders y que sepan hasta dónde llega su autoridad, dejando lo pertinente al diseñador web, que en teoría es el experto y sabe lo que conviene pensando en los usuarios del sitio. Lo complicado está que se involucran aspectos emocionales (en particular de egocentrismo) tanto en el diseñador como en las personas interesadas, por lo que "sanar" es más difícil de lo que parece.

El diseñador para ponerse frío, hay que reconocerlo, debe hacer su chamba, documentar en la medida de lo posible (wireframes y blueprints, esquemas y diagramas, todo lo válido para comunicar por qué se hacen las cosas) y ser claro ante los stakeholders sobre lo que se pensó, lo que se tiene, lo que puede ser y lo que se podría hacer. 

¿Complicado o díficil? Sí. Pero es parte del show ¿o no?

Diseño de carteles institucionales

Los carteles siempre me han llamado la atención, aunque admito que cuestionaba su efectividad comunicativa. Chistosamente, desde hace más de un año que llegué al CIRIA (donde trabajo), he realizado muchos anuncios impresos en forma de "cartel" (o algo que se le parezca). Soy un neófito en esto del diseño de carteles, pero he descubierto que del "lado del diseñador" es una experiencia interesante: tanto te puede hacer sentir satisfecho, como puede llegar a frustrarte muy rápido. Escribo entonces, dos reflexiones al respecto.

El sabor visual institucional.

Cuando entré a trabajar, la identidad de la UDLAP había cambiado y con ella venían muchas normas gráficas que demostraban la influencia de Germán Montalvo, reconocido cartelista y artista gráfico mexicano. Ahí fue cuando "volteé" mi mirada hacia los carteles y sobre todo, como proceso de diseño.

Hay dos cosas que empezaron a mover mis engranes mohosos... la primera vez vi un cartel para una revista institucional cuya "ilustración" era la fotografía de una piedra que tenía atada plumas (bolígrafos) y lápices a una piedra... yo y mi cara de "what" en ese momento. El segundo ejemplo fue el cartel para un congreso de comunicación; la foto, un grano de maíz "palomero" con unos audífonos... ya iba captando: la metáfora iba a ser parte de la marca visual de la universidad.

De verdad que imitar no es copiar y que también es una buena forma de aprender. Y así fui haciendo mis pininos tanto en incorporar/explotar una identidad y sabor visual ya existentes, así como en esto de asociar ideas para ilustrar un concepto.

Checklist para ser congruente con el sabor visual durante el diseño de un cartel institucional.

a) Identificar al menos las tres directrices basicas:

  • Tipografía
    • ¿Hay una tipografía oficial?
    • ¿Hay más de una?
    • ¿Cómo se maneja la jerarquía de información con la tipografía?
    • ¿Cuándo usar light, bold o regular? ¿Cuándo usar una familia u otra?
    • ¿Se usa la tipografía como elemento decorativo también? ¿En que casos? ¿De que manera?
  • Fotografía/Ilustración
    • ¿Cómo se compone?
    • ¿Tiene algún trasfondo su composición? ¿Tiene un fin meramente estético?
    • ¿Por qué tienen que ser así las imágenes? ¿Qué buscan transmitir? ¿Son para emocionar o causar algo dentro los espectadores?
    • ¿Cómo se integra con la tipografía?
    • ¿Cómo influye en el layout?
  • Color
    • ¿Cuáles y cómo usar los colores institucionales?
    • ¿Hay una paleta institucional para toda la producción gráfica? Y si no la hay, ¿es claro cuál es el camino a seguir para tomar decisiones aisladas? (lo mismo puede decirse de los gráficos o ilustraciones).
    • ¿Cómo se aplica en los textos decorativos e informativos?
    • ¿Cómo se aplica en las imágenes?
    • ¿Existen funciones específicas del color dentro de la institución? ¿En qué casos y por qué?

b) El discurso institucional

  • ¿Qué se dice? 
  • ¿Cómo se dice? ¿Con qué tono?
  • ¿Con qué palabras?

c) La producción gráfica aislada

  • ¿Qué hace el departamento jefe de diseño?
  • ¿Qué hacen otros departamentos de la institución?
  • ¿Cómo es el ambiente físico?

En el caso de la UDLAP, hasta el momento, el sabor institucional involucra el manejo tipográfico de Helvetica Neue, Bauer Bodoni y colores sólidos. En cuanto a la parte de las ilustraciones, el manejo de la metáfora continúa, aunque no estoy seguro si seguiremos en esa línea compleja-rebuscada-metafórica ahora que Montalvo ya no dirige el departamento de diseño en la universidad. Sin duda, este tipo de cartel es toda una "escuela". Lo que me ha enseñado es que

  1. En el diseño de carteles también se aplica lo de "simple no significa sin sustento".
  2. Un buen cartel tiene que ver con la asociación de ideas aparentemente disjuntas al concepto que se va a comunicar. 
  3. Eso sí. Al hacer lo anterior uno puede divertirse mucho, o bien, frustrarse por no conseguir este "enlace".

El concepto-concepto en el diseño de carteles

Justo por la oportunidad de experimentar haciendo carteles, creo que diseñar un cartel no es decorar, es comunicar una idea. Efectivamente un cartel te puede sorprender, emocionar, incomodar, apaciguar o deleitar. A esto lo llamo tener concepto-concepto.

El primer concepto del concepto-concepto tiene que ver con tomar el mensaje, la información, y entonces realizar esta asociación con ideas aparentemente ajenas. Cuando se logra la conexión, el mensaje se transforma. Un ejemplo de lo que podía ser el resultado, sería un cartel que causara alguna de las reacciones mencionadas. Definitivamente no es fácil.

Más o menos creo que funciona así esto de obtener el primer concepto del concepto-concepto:

  • Saber qué se tiene que decir con obviedad,
  • pensar en el contexto (quien lo va a observar, dónde, de que modo),
  • romper esa obviedad con un mensaje visual que vaya más allá del mensaje original (esto es, sorprender, emocionar, incomodar, etc.),
  • asociar ideas dispares, "alocarse", para hacer algo "creativo" (raro, no usual, metafórico, artístico).

Y el otro concepto del concepto-concepto, es en realidad la ejecución, lo que muchos confundimos con "diseño". Esto es, tomar el mensaje y darle unos buenos "brochazos". Es enfocarse directamente en cosas como:

  • texturas y acabados,
  • efectos,
  • decorar bien.

Ejemplos típicos sería hacer un cartel verde para algo de ecología, manchas rojas para algo de muerte o poner una computadora para anunciar tecnología. Sin embargo, he descubierto que algunos de estos casos realmente dependen de factores externos al diseñador:

  • No hay mucho tiempo para reflexionar sobre el concepto. A veces, tienes que sacar otros pendientes que te ocupan la mente o que te absorben el tiempo para la elaboración de un concepto y bocetaje. O bien, 
  • importa más tener algo concreto, antes que tener algo que permita al diseñador experimentar.

Algo que confieso, es que según noto, es más probable que este tipo de carteles sea más fácilmente aceptado, a diferencia de llegar con algo "extraño", lo cual es de antemano cuestionable. Sin embargo, también me ha pasado que para estos últimos, la gente está más involucrada con aportar algo.

Buscar al menos un punto medio

Entonces, si andamos medio secos en la mente, bloqueados, apurados o con el tiempo encima. ¿qué sería bueno hacer? Como dije, soy un neófito en esto de los carteles, pero más o menos he identificado que si no se puede transformar el mensaje, entonces sí hay que considerar que al menos el segundo concepto (del concepto-concepto) se conecte con el primero mediante el manejo de elementos del cartel que sí tengan bien establecido un significado dentro del contexto relacionado.

Como ejemplo, tomo una anécdota del trabajo, relacionada con un programa de evaluación de calidad en los servicios. Como siempre, había que hacerse difusión a la actividad. Por circunstancias diversas lo tenía que hacer pronto y se me atravesaban otros pendientes.

Con la ayuda de las personas que me lo encargaron, me dieron una orientación sobre qué pediría el cartel a los usuarios del CIRIA. Al final, esto quedó como

"Yo opino porque me importa".

Si nos enfocáramos mucho en esta idea del concepto-concepto, este copy se tendría que transformar en algo así "esotérico" como una "balanza casera con un kilo de huevos encima" (chetos, como no se me ocurrió antes. plop). En este caso, la idea estuvo en determinar por qué era importante opinar y por qué participar. Una respuesta tiene que ver con la pertenencia, y esa pertenencia tiene que ver con la identidad de la universidad, y esa identidad se instancia en parte en su escudo. Así, los colores del escudo son una buena opción para reafirmar los valores intrínsecos en el cartel. La idea de opinar sí admito que es sencilla: opinar→hablar→globo de comic.

La segunda parte del concepto-concepto, la ejecución, fue emplear el color institucional de fondo en contraste con el globo para lograr el gancho visual y evidenciar que es algo interno.

Considero que fue algo sencillo pero eficiente. Me queda claro que los buenos carteles, además de comunicar, involucran otros aspectos y que no es fácil dominar el "cómo" hacerlo. Noto que la práctica es algo que te va "puliendo", por lo que si estás interesado en diseño de carteles, entonces hay que hacer muchos :) A veces hay que ceder un poco por las circunstancias, pero si te apasiona diseñar carteles, es necesario no sólo buscar el punto medio sino también darle mucho concepto-concepto. En mi caso, definitivamente me falta mucho por recorrer y aprender.