Tag Archives: móvil

Concurso de Diseño de Interacción en CLIHC 2011

Desde que participé como estudiante voluntario en 2005, el Congreso Latinoamericano de Interacción Humano-Computadora —conocido como CLIHC— me ha permitido conocer sobre el trabajo académico y profesional relacionado con el área. Pero este año he tenido una oportunidad interesante: ser coach en el Concurso de Diseño de Interacción apoyando al equipo de la UDLAP, quien resultó ganador del primer lugar a nivel licenciatura este 28 de octubre en Porto de Galinhas, Brasil. El equipo lo conformó  Alan Andrade , Thaís Corona, Beatriz Martínez , Jorge D. López y Rafael de la Rosa, estudiantes de la Lic. en Tecnologías de Información y de Ing. en Sistemas.

 Alan Andrade , Thaís Corona, Beatriz Martínez , Jorge D. López y Rafael de la Rosa

El reto del concurso era diseñar una aplicación turística para ciudades donde ocurrirá un mega-evento, pero que al final pueda seguir siendo útil y provechosa para los locales y nuevos turistas. Fue así como presentaron InTour: una aplicación que no sólo es pensada para el turista individual, sino que fomenta la integración familiar y generacional a través de una vacaciones bien planificadas, tanto en presupuesto como en actividades. Dichas actividades son "manifestadas" por la ciudad misma —gobierno, empresas u ONGs, para demostrarle a los visitantes del mega-evento lo "viva que está la ciudad"— con opciones para armar un plan flexible dependiendo de la distancia, transporte, tópico, clima o dinero asignado para el día.

InTour: Aplicación móvil diseñada por el equipo UDLAP para el  Concurso de Diseño de Interacción en CLIHC 2011

El proceso de diseño involucró investigación secundaria y entrevistas a usuarios con el perfil de usuario potencial. Se diseñaron Personas, se hizo lluvia de ideas y se elaboraron bocetos —parte que a mi siempre me parece muy entretenida. Cuando se pulieron los detalles, verificando cómo se cumplían las metas de las Personas, se elaboró el prototipo cuya usabilidad fue evaluada.

Algo que disfrute mucho y que fue parte del proceso, fue cuestionar a los muchachos sobre cómo se presenta la información, qué comunica de un solo golpe en cada pantalla, cómo sí influye la visualización en la interacción y temas similares. Espero haber dejado en ellos que el diseño visual para IHC no es solamente que se vea bonito, sino que es parte "del show".

Extiendo mis felicitaciones al equipo UDLAP: se decidieron, lo intentaron y completaron la misión. Y es que en México desde el 2010 se ha fomentado este tipo de concurso y por si no saben, México, y en particular el equipo de la UTM de Oaxaca, se ha llevado el primer lugar en foros importantes. Así que el hecho de que la UDLAP se una a este conjunto de jóvenes entusiastas y ganadores, no solo me da mucho gusto por el triunfo, sino que señala que en el ámbito universitario hay un mayor interés por desarrollar el Diseño de Interacción y la Interacción Humano-Computadora. Si la academia se pone en paralelo con lo que está sucediendo a nivel profesional desde hace un par de años —como la creación de startups y grupos de interés, entonces algo bueno sucederá o dirá de nuestro país, ¿no creen?

Más información en la nota del concurso en el Blog de la UDLAP.

Gracias a Thaís, Jorge, Rafa, Alan y Betty por haber estado dispuestos a idear, charlar, discutir, criticar y diseñar juntos. ¡Felicidades! :)

El valor de una laptop

He visto en la televisión un nuevo comercial para laptops HP (motivo de este post, pero desafortunadamente no lo pude encontrar). El tagline del comercial "Cargar bytes no kilos" remarca la idea de tener una computadora poderosa pero pequeña y sobretodo liviana. Esto me deja pensando en cómo ha cambiado el valor simbólico de una laptop o notebook.

Quienes crecimos en los ochentas quizá vimos las caricaturas del Inspector Gadget. Recodarán que este inspector, con un montón de aparatejos bajo el sombrero, no daba una y gracias a su sobrina Penny, salía victorioso en los casos.

Yo era lo que ahora se puede declarar como "fan"* del libro de Penny. Este dispositivo que aparentaba ser un libro común y corriente, en realidad era una computadora portátil donde Penny obtenía toda la información para ayudar a su despistado tío. ¡Qué maravilloso tener algo con mucha información, que quepa en tu mochila y que tenga una pantalla! Tal vez suene tonto en la actualidad, pero en los 80s era muy raro saber o ver "en vivo" una laptop o notebook.

* Muy a la facebook

pennybook

La mejor sensación que generaba en mi el concepto de un aparato así era  justo la posibilidad de tocar y manipular un dispositivo computacional pero en forma de "cuaderno". Ver una lap me daba evidencia del "avance tecnológico". Aunque a principios de los 90s, al menos en México, las PC no eran tan baratas como hoy en día (que hasta en el supermercado las encuentras) y era muy tentador tener un lap y llevarla a todas partes, ¿No era genial eso?

old_laptop

Para todos los que nacieron pasados la mitad de los 80s, la laptop es algo común y financieramente más asequible. Tener una laptop de pasó de ser algo "especial" a algo que podría considerarse incluso como "necesario". ¿No han escuchado de niños que ya para entrar a secundaria "necesitan" una laptop? Claro, con "conexión a Internet". ¿Si no cómo harían sus tareas? ¡Obvio! (para sus padres y abuelos, lo anterior se cuestiona).

kids-and-laptops

¿Necesitamos realmente una laptop sofisticada? Los que estudian diseño y comunicación quizá sí, por la cantidad de datos almacenados y la cantidad de memoria RAM que consumen los programas de edición gráfica y de video. Claro, un estudiante regular, prácticamente sobrevive con una lap que tenga Office y una conexión decente para conectarse a Facebook y así ver las múltiples fotos de las últimas fiestas.

Entonces la laptop toma un nuevo sentido, se vuelve un símbolo de personalidad. La lap intenta reflejar "mis gustos", "lo que estudio", "que tan conocedor de la tecnología soy", etc. Ahora bien, igual que ha sucedido con el celular, lo importante es vender ese "reflejo de la personalidad": ¿Quién soy? ¿Qué hago? ¿Cómo soy?. Como ejemplo, los videos de HP que se apoyaron en personalidades de diferentes ámbitos.

Para mi resulta curioso analizar "qué se vende" y como el diseño industrial, los componentes del aparato y las posibilidades de los sistemas operativos se ven influenciados por lo que la gente "podría demostrar". Ya no se venden las laptops netamente como un dispositivo de procesamiento. Se vende: actitud, diversión, status, glamour, ligereza, moda, masculinidad, ritmo de vida, conciencia social y ecológica, etc.

¿Qué haría Penny con una Mac Book Air o con una Vaio Mobile Type P? Sin duda, ya hubieran atrapado al Dr. Garra desde hace mucho gracias a la banda ancha móvil y la wikipedia. ¡Ah! Y creo que también hubiera puesto muchas fotos tagueadas en el flickr  de todos los lugares que ha conocido al socorrer al Inspector Gadget.  :)

Sustitución de recuerdos

En 2007, mi primer post en este blog trató sobre cómo la tecnología, en particular la telefonía móvil, había modificado la forma en la que se recolectaban y compartían recuerdos. Hoy, 202 posts después, veo pasar el recorrido de un grupo de primaria dentro de las instalaciones de la biblioteca de la universidad. De nuevo hubo algo que me pareció genial: una niña con un celular en la mano estaba filmando todo el recorrido.

Lo primero que comenté con una colega al ver la escena fue lo siguiente: "En mis tiempos dibujábamos para hacer un recuerdo". De ahí, mi colega también me había comentado  sobre una situación similar que presenció a nivel universitario, donde una forma práctica de no olvidar que se estaba haciendo en el aula era tomarle una foto al ejercicio (aunque no era de teléfono celular).

Lo que me dejó pensando está situación de alguna forma está relacionado con el post de los escenarios: cambiar de algo escrito a video. En su momento, me cuestioné sobre los dichos recurrentes de la lectura y la imaginación. Ya saben, que leer implica desarrollar la imaginación.

El caso de esta niña podría confirmarme que quizá no es necesario "esforzar" o "sobrecargar" la mente si basta con apretar un par de botones para volver a "ver" el recorrido con casi los mismos colores que percibirían sus ojos (y digo percibirían porque ella estaba más atenta al display del celular) y la descripción de los espacios con la voz del mismo guía.

Claro, esto es algo que viene desde la proliferación de las cámaras de video portátiles. Sin embargo, con el avance tecnológico y la reducción de los componentes en los aparatos de telefonía móvil, grabar video ha sido más asequible.

Lo que me dejó pensando esta escena, y con temor a sonar algo old fashion, es si ella se dará cuenta que efectivamente los colores registrados por su cámara no son los colores reales de las cosas, si entiende cómo se siente la tela de los muebles o la textura de las paredes, si habrá notado como el tragaluz va dando matices en el techo o si habrá puesto atención en el olor a madera de los estantes con libros.

Aunque estoy de acuerdo con la tecnología para extender las actividades de generaciones pasadas o proponer nuevas formas de hacer las cosas, me preocupa también que al parecer lo único relevante es producir y compartir el recuerdo en un medio (en este caso video), dejando a un lado la impregnación del entorno al vivir la experiencia.

Muchos videos en youtube, muchas formas de repetir ese instante; pero algo me dice que cuando sonreímos es por "el todo" y no sólo por lo que entró a través de la vista.