Category Archives: Profesión

La calidad y su impacto en el sistema

En este último año he estado expuesto e involucrado con temas relacionados con la calidad y ambiente organizacional. Este post, en realidad es una anécdota que me hizo llegar a una especie de conclusión rápida de por qué la calidad es importante dentro de un sistema desde los niveles más "abajo". Aquí tomo genéricamente el término de sistema como esa caja negra (incluyendo a las organizaciones) con entradas y que genera salidas (ya sea un producto o servicio):

Tengo una playera polo, roja por cierto, que me gusta mucho. Pero siempre que me la ponía, había algo que me picaba el cuello. Es importante mencionar que en esa misma zona tengo un pequeño lunar. Yo tenía la teoría que era un hilo de nylon (transparente y duro) que estaba salido de la costura y que era eso que me picaba el cuello, donde está mi lunar – me lo imaginaba como cuando rompes esos pequeños hilos con los que "pegan" la etiquetas en las bolsas traseras de un pantalón de mezclilla y que luego arrancas, quedándose la mitad incrustado en la tela–. Y es que pasaba y pasaba los dedos para encontrar la punta de este molesto hilo de plástico y más o menos de "reojo" veía que si dicho hilo estaba "levantado" por ahí donde pasaba los dedos. Nada.

Después de varias ocasiones de estar con la molestia todo el día por usar esta playera, en la última ocasión que la vestí, me detuve, volví a tocar con los dedos y me volví a preguntar: ¿por qué me lastima el cuello? Identifiqué que mi lunar podría tener algo que ver en el asunto. Entonces jale el cuello hacia afuera y decidí darle un vistazo con calma. No era un hilo cortado, era una costura floja, muy pequeña, de un hilo suave (que mis toscos dedos no detectaron) de tal forma que se quedaba como un "horca" floja/volando, de forma que "cachaba" a mi lunar y lo jalaba y raspaba cuando yo movía el cuello. Ya viendo lo que sucedía, decidí terminar con el problema arrancándolo de una vez. La playera no volvió a darme molestias en el cuello de nuevo.

La reflexión:

El sistema es la persona y su salida es el trabajo en un día laboral (por decirlo así) ya sea un producto o servicio, el cual se veía afectado por una pequeña falla, en este caso dentro de la playera y relacionado con la calidad de su acabado. La playera sigue siendo parte del sistema, tomando en cuenta que uno tiene que estar vestido para trabajar. Debido a la pequeña falla derivada de la falta de calidad, las manos se ocupaban constantemente en rascar el cuello y tratar de identificar dónde estaba el hilo, aunque su objetivo resulta otro (ejecutar las tareas para generar el producto o servicio, en este caso diseñar). Por su parte, la cabeza creía saber cual era el problema, sin embargo, no fue hasta cuando la cabeza detectó y caracterizó la falla, ordenó a las manos corregirlas y el sistema siguió funcionando correctamente.

Pequeñas fallas en la calidad, incluso en niveles inferiores, pueden tener un impacto en todo un sistema, de forma tanto los recursos no estén bien dirigidos y que el objetivo para el cual fue establecido el sistema se vea afectado. También, hay que reconocer hasta dónde las manos pueden ayudar a detectar y resolver un problema, cuándo es necesario que la cabeza vea con quietud el sistema y reflexione sobre cómo esta falla afecta al todo; y por último, que dentro del sistema, la cabeza y las manos sepan trabajar juntos para solucionar la falla.

Saludos :)

Rediseño de un formulario web

En el diseño de información, los formularios pueden ser complicados de resolver porque a pesar de parecer aburridos, se necesitan tomar buenas decisiones sobre cómo podría darse el flujo de lectura, el entendimiento de los campos, atender a cuestiones de legibilidad, definir jerarquías visuales, en algunas ocasiones el manejo de color y elementos gráficos, y en general preveer un buen flujo de trabajo (es decir, la "interacción" con el formulario).

En un proyecto reciente, me topé con un formulario web para búsquedas avanzadas. El texto en el formulario ya estaba previamente aprobado. En este caso, mi asignación fue realizar un posible ajuste visual al contenido del formulario.

El formulario original:

Formulario de búsqueda avanzada del catálogo de marcas de fuego de la UDLAP - BUAP antes de su rediseño

El formulario en realidad son dos: uno tiene que ver con la búsqueda por "Procedencia" y/o "Institución" y el otro con la búsqueda avanzada por "Identificador de la marca". Sin duda, una forma directa de resolver esta situación es a través de una "división visual" que rompiera la lectura tan vertical que se tenía originalmente.

La parte de "Procedencia" y/o "Institución" resulta complicada por si misma: ¿cómo sabes qué campo es más importante?, ¿se llena uno? ¿se llenan ambos? Al final se decidió que el usuario, en su curva de aprendizaje, aprendiera a trabajar esta sección sin "ayudas visuales" adicionales — como poner una leyenda al estilo: "A ver mi estimado usuario, o llenas uno o llenas los dos, etc".

De la parte de "Buscar en", "Tipología" y "Ordenar resultados por", me surgió la duda si debía cada sección acomodarse horizontalmente. Eso daría una dinámica de trabajo de ir bajando un renglón/bloque a la vez. Sin embargo, esa opción no podría ser adecuada porque al menos en "Buscar en", las 8 opciones la convierten en impráctica. El cambio que sí se realizó fue que las opciones por defecto en "Búscar en", "Tipología" y "Ordenar resultados por" sean más evidentes para el usuario poniéndolas de primero.

Este es el resultado del formulario:

Formulario de búsqueda avanzada del catálogo de marcas de fuego de la UDLAP - BUAP después de su rediseño

Aunque los cambios realmente no son drásticos, puede observarse que con un acomodo más reticulado y manejo del aire compositivo en adición a las cuestiones planteadas arriba, el formulario se ve más consistente y quizá sea más usable. Afirmación, que por su naturaleza, sólo se puede validar a través de una prueba de usabilidad :)

Si el diseño fuera un pastel de primera comunión

Este post es anecdótico sin duda. En una ciudad cercana a donde vivo, hay un mercado muy popular para ir a comer lo típico: cecina. Justo mientras comía en un puesto, una familia estaba sentada junto a mi. La mamá estaba platicando sobre una situación que había pasado con el pastel de la primera comunión de su ahijado.

cecina

En la celebración de la primera comunión es común encontrar un pastel con cubierta blanca o en tonos marfil, típicamente adornado con algún motivo relacionado: una hostia, una cruz, unas uvas o bien, un cáliz de consagración. La señora comentó que tuvo un roce con el pastelero porque cuando llegó a "apartar" el pastel (dejar el anticipo y realizar su encargo), ella había sido muy específica de que el pastel tenía que ser de chocolate porque a su ahijado le gusta el chocolate. Así de simple.

Luego comentó que el pastelero le dijo: "Eso no se puede hacer". A lo que ella respondió: "¿No se puede o no quiere?". Como respuesta, el pastelero le preguntó que cómo era posible hacer un pastel de primera comunión que no fuera blanco, ¡todos los pasteles de primera comunión son blancos! Escuché que ella le respondió: "El pan y la cubierta pueden ser de chocolate y los adornos hechos a base de merengue blanco". Bueno, en realidad la señora se expresó con otras palabras, pero ese fue el punto: de que sí se podía.

Me quedé pensando entonces cómo está situación se da en un contexto de diseño. Podríamos pensar que este asunto sin duda está bien relacionado con el diseño de servicios, pero enfocándonos más en el diseño de lo visual (en proyectos de diseño gráfico, de información e incluso de interacción), ¿cuál sería el símil de esta historia? En realidad sólo dejo la pregunta al aire, aunque me quedé con un par de reflexiones y preguntas:

El pastelero pensando en él y en su negocio en general, debería ser tanto un buen pastelero como versátil: un pastel de chocolate le debería quedar tan sabroso como un pastel sabor vainilla. Para este caso, no escuché que se tratara de una persona que sólo hiciera pasteles de primera comunión. Considero que son varios factores a analizar, quizá cuestionarnos sobre el nivel de especialización del pastelero, su experiencia o la forma personal metodológica con la que enfrenta un problema y proyecta una solución. Quizá este asunto pueda verse también desde el punto de vista de la innovación, creatividad o incluso, de la mercadotecnia.

Hasta donde sé, en ningún lugar está acuñado en piedra que los pasteles de primera comunión sean blancos o que los pasteles de niña sean color rosa. Sin embargo es una convención de fuerte carga simbólica tanto en los colores como en las figuras. Aunque es verdad que esto no está relacionada con cubrir la necesidad del ahijado. Vamos, el niño quería su pastel de chocolate por algo. ¿O el pastel es realmente para satisfacer (al menos en cumplir con las convenciones dentro de este tema) a los invitados? En todo proyecto, no sólo está el cliente, sino también el usuario y otras personas involucradas; eso hace muy interesante y particular la toma de decisiones dados diversos factores.

En este round pastelero, ¿el experto (el pastelero) debió imponer racional o apasionadamente su punto de vista o hizo bien en aceptar al final las órdenes de su cliente? ¿Fue descabellada la cliente en hacer semejante solicitud con tal de satisfacer el antojo de su ahijado? Y si tomamos en cuenta que lo importante es el rito religioso y su simbolismo, ¿no debería al menos un sacerdote dar sus recomendaciones? Cómo tomaría la mamá e invitados un pastel obscuro en un evento como éste, aunque al final acaben disfrutando e incluso repitiendo rebanada en caso de que el pastel estuviera sabroso?

Bueno, ya estoy exagerando… en realidad esta anécdota, la cual no impidió que disfrutara mis tacos de cecina, sólo causó la curiosidad de preguntarme: ¿qué implicaciones se tendrían si se tratara de un proyecto de diseño?

Saludos. :)

De arquitectura de información, wireframes y discusión entre expertos

Este post expresa una experiencia similar a la descrita en "El prototipo como herramienta de discusión/diseño", solo que en esta ocasión decidí acudir al wireframe como parte de las herramientas de discusión para que entienda qué debo diseñar de un sitio web, no sólo de su contenido, sino también cómo resulta válida su arquitectura.

Fui invitado a participar en un proyecto sobre un catálogo en línea de un tema del que desconocía todo. En este caso, la gestión de dicho catálogo es posible gracias a un sistema en el que trabaja una colega Ingeniera en Sistemas. En realidad mi participación original era sólo para elaborar un front page, lo cual desde mi punto de vista ya no se estila. Comenté en su momento que el home debe ser más que una carátula con un vínculo hacia un catálogo (lo cual a mi juicio rompe con la consistencia navegacional). Debería ser un punto de partida a la tarea principal del usuario (i.e. navegar el catálogo) o hacia otras tareas que requieran (como en este caso) el consumo de información textual nada más. Pues bien, aunque mi participación no involucra algo complejo como la gestión misma del catálogo, en parte confieso que es un esfuerzo para hacerme más divertido el trabajo.

Boceto de propuesta de home en vez de una carátula simple.

Entonces, en vez hacer un prototipo de baja fidelidad (i.e. el mockup a la photoshop), después de oir en juntas y con mi colega cómo funcionaría el catálogo, idear una arquitectura realmente simple (adecuada en este proyecto) y realizar un boceto que después se convertiría en un wireframe.

Close-up del wireframe

Estos han sido algunos puntos derivados de esta experiencia:

El papel todo aguanta. Los cambios son fáciles de "realizar" durante la discusión en las juntas. Basta con "rayar" directamente sobre el papel.

Resultado de los primeros cambios discutidos en junta.

Discusión sobre contenidos y navegación. Que se tenga sólo un wireframe frío sí evita que las discusiones se vayan a aspectos gráficos como los colores o la estética.

Aprender sobre el tema escuchando. Dado que la mayoría del equipo son los expertos sobre el tema, suelen expresarse con la terminología adecuada y también tener una idea muy marcada de cómo les gustaría que se diera el proyecto. Es conveniente escuchar y preguntar de vez en cuando, al menos para cuestionar la decisiones, tomando en cuenta que lo importante es "si le funciona esa idea/decisión al usuario".

Wireframes impresos para discutir la arquitectura y contenido de las secciones, más allá el home.

Una arquitectura orgánica se puede generar a partir una discusión de expertos. En casos donde la navegación parece sencilla, con wireframe en la mano, se puede ir determinando el esquema de navegación global y local mediante discusión. Esto provoca que los mismos expertos realicen el labeling. Aún más, te permite replantear en la cabeza, como diseñador, el acomodo "visual" de la misma información, conforme se va escuchando lo discutido en las juntas.

"Mapa de navegación" final.

Ya falta entonces, armar el look and feel para la interfaz, comenzar a ensamblar las páginas estáticas y la integración con las páginas dinámicas generadas a partir del sistema seleccionado. Veamos cómo sale. Saludos :)

Exposición tipográfica

Aunque de niño estuve rodeado de tipos móviles, realmente no me fijaba tanto en las caras de los tipos, sino más bien, me quedé con la idea de que el arreglo y composición del texto completo era importante porque observaba que había una forma ordenada para hacerlo. Quizá por eso al principio comulgaba muy bien con estas ideas del grafismo suizo. Sin embargo, después de ser expuesto a comprender la tipografía a un nivel quizá un poco más detallado, me he vuelto primero loco y luego más tolerante a la variedad de formas en los mensajes de texto, intentando cuestionarme cómo la tipografía, ya sea a nivel macro o micro, sí influye en la proyección del mensaje tanto como un todo, así como su convivencia con otros mensajes dentro de un entorno.

Asistí recientemente a un evento que me hizo recordar este asunto sobre la importancia de la tipografía en los mensajes gráficos y sobre cómo el usuario/lector/audiencia se encuentra expuesto a veces a tanta diversidad que me pregunto cuánto hace nuestro cerebro para evitar la ansiedad de una saturación de forma y contenido.

Desde mi lugar en esa ocasión veía algo más o menos así:

Jornadas Bibliotecarias de la BUAP

Mientras escuchaba la charla que muestra la fotografía de arriba me quedé pensando sobre este asunto de la exposición tipográfica. A continuación está un acercamiento:

jornadas02

Si no me equivoco por ahí está Copperplate, Calibri, Verdana y Arial (no veo bien si es Helvetica). Así, bajita la mano hay tres "tipos de letra". En la presentación hay dos "tamaños" (para "Muestra" y el resto para el texto en la tabla). Ahí mismo hay tres pesos distintos (el de "Muestra", el de los encabezados de la tabla y el resto). Y en la manta, sólo en el logotipo hay dos fuentes diferentes y tres tamaños. En adición, se pueden distinguir en la manta al menos seis tamaños diferentes en los pesos (que creo en mi un conflicto sobre qué es importante y qué es secundario). Y en ambos casos (presentación y manta), se añade la variable del color.

La razón por la que me dejó pensando es porque no podía evitar ver la presentación y la manta como un grupo. Es que hay algo en la manta, certero sin duda, que hace que te enganche visualmente: el rostro. Al final "carita mata texto" (en el tono del dicho popular mexicano) porque debido a que tendemos mucho a fijarnos en las partes de un rostro como ojos y boca, el de la manta está funcionando como una gran ancla visual, lo cual, perjudica en este caso poner atención a la presentación.

No es cuestión de si este diseño "está bonito" o "no está bonito", si está bien o está mal. La vida no puede ser aburrida y  poner todo en Helvetica y en tonos neutros con tal de evitar la "contaminación visual", y como consecuencia de ser creado por el hombre, el egocentrismo se extiende en lo que creamos, incluyendo los mensajes visuales y textuales (sobretodo si tiene que ver con presencia y lucro como con las marcas). Sin embargo, sí creo que como diseñadores, sabiendo que todos estamos tan expuestos a este bombardeo visual, de mucho en mucho, debemos cuidar detalles como una buena selección tipográfica, jerarquizar y colorear de formar que los textos tengan su impacto cuando se deba pero que no sean tan entrometidos cuando no se les esté prestando atención.

Saludos.

Tema de tesis de licenciatura en diseño

Un estudiante de los últimos semestres de una licenciatura en diseño gráfico me contactó para charlar sobre cuál podría ser su tema de tesis. En muchas universidades mexicanas, la "tesis" ha sido la forma tradicional de titulación, aunque actualmente ya existen otras opciones. Pues bien, encontrar el "tema" en cualquier licenciatura siempre ha sido un problema cuasi existencial para los estudiantes. En cuanto a diseño, un post ameno y que aborda el tema son los "Consejos para tu tesis" por los Alquimistas del Diseño.

Podríamos discutir placenteramente sobre qué es una tesis o no, y sobretodo, qué es una tesis en diseño a nivel licenciatura. Aunque no es el punto de este post, sí quiero expresar que en muchos casos, no realizamos una tesis tal cual sino un documento sobre el desarrollo de un proyecto. Independientemente de que los egresados de diseño elaboraron tesis o tesinas, siempre está el asunto del tema.

Este estudiante me comentó que además de ser un proyecto de titulación en equipo de tres, estaban muy interesados en Guerrilla Marketing y/o BTL, y que el problema era que no sabían qué "tema social" trabajar. Mi sugerencia fue la siguiente:

  1. No pensar en el problema. En vez de pensar en el problema, notar que social involucra casi todo, prácticamente donde el hombre "ha metido mano". Le sugerí que mejor hicieran una lista de temas (mediante una lluvia de ideas).
  2. De esta lista seleccionar uno o dos temas. No más.
  3. Para cada tema, ahora sí, discutir y exponer una serie de  problemas o necesidades.
  4. Seleccionar un problema.

En teoría, a partir de este problema debería generarse un marco contextual que explique sobre el problema: qué es, por qué surge, qué consecuencias ha tenido, con qué se relaciona, etc.

Después viene la recopilación de la información sobre la "herramienta". Por ejemplo, en este caso el BTL sería la "herramienta" para atacar el problema seleccionado; entonces hay que colocar en el documento la información necesaria que muestre el qué y el cómo: qué es el BTL, cómo se generó, dónde aplica, cuál es la situación actual, sus ventajas, desventajas, casos exitosos y ejemplos concretos, cómo se evalúa, etc.

Así, con una parte de la información que sumerge al lector en el problema y otra que da base al proceso de diseño, se podría proponer algo que apoye o sea una posible solución, para después evaluarla y reportar resultados. De toda la experiencia (lo reflexionado sobre el problema y el desarrollo, así como los resultados) se llegarían a las conclusiones.

En realidad es tanto emocionante como complicado (a nivel personal) seleccionar el tema. Ya sea a nivel proyecto o pensando en proponer una teoría, uno espera siempre hacer la tesis. No queda más que llevar las cosas con tranquilidad, y como me mencionó un colega: hay que leer (mucho).

Saludos y suerte a quienes andan en ese proceso.

Pensamiento de Diseño

En las ciencias es algo "natural" que dado un problema, nos pongamos a analizarlo para entender qué está pasando y dar así una solución. Esto es, ir "descomponiendo" el problema hasta entender cada una de estas partes. Dadas nuestras experiencias pasadas o con las herramientas practicadas durante la formación profesional (cuando estudiamos en la universidad), entonces determinamos cómo atacar el problema y plantear una solución. En algunos casos, dicha solución es evaluada y se realizan cambios hasta minimizar el margen de error.

En disciplinas como el diseño, se sabe que el problema tiene que resolverse, y entonces el diseñador comienza un "proceso creativo" que podría imaginarse como una plastilina a la que se le va dando forma, agregándole o quitándole, o incluso mezclando con otras cosas (como dejando volar la imaginación y suponiendo "qué pasaría si"). Al final tenemos una síntesis, la cual proponemos como una solución al problema planteado. En algunas ocasiones, si no es que en la mayoría, el "producto de diseño" es liberado sin que realicemos una evaluación que garantice este bajo porcentaje de error durante su uso. Sin embargo, la síntesis sí tiene inherente otros aspectos considerados más "humanos", "emocionales" o incluso "artísticos" que no derivan necesariamente de un método concreto deducido del análisis del problema.

La dicotomía análisis-síntesis parece que nos da dos grandes áreas en dónde pararnos: o tenemos un enfoque científico y/o de ingeniería; o bien, nos vamos a algo más "constructivo" y "libre" como en las artes y el diseño. Con respecto a este último punto, si fuéramos del área de ingeniería, sería válido preguntarnos: ¿los diseñadores no analizan el problema, sólo crean?

Y es que esas palabras "crear" y "creatividad" son un arma de dos filos a mi juicio.

La idea, no tan nueva, del Design Thinking o pensamiento de diseño, en términos muy generales, es que logremos una solución para un problema de forma que sí metemos "punch" a nuestro lado analítico, en adición a conseguir una empatía con el usuario y todo lo que conlleva. Esto último es prácticamente el paradigma de diseño conocido como "diseño centrado en el usuario".

Fases del pensamiento de diseño o design thinking

Con el entendimiento y la "empatía" bien asentados, tenemos entonces este proceso de ideación con el cual damos peso a nuestro lado de síntesis. Un factor clave en el pensamiento de diseño, a diferencia de tomar un "método" como podría ser en la ingeniería, es dejarse "volar". En sí, llegamos a soluciones quizá no convencionales como parte de este "proceso creativo".

Exposición de ideas antes de armar el prototipo.

Dentro del pensamiento de diseño la evaluación juega un papel importante, ya que de alguna manera sirve de input para que caigamos otra vez en ese juego de análisis-síntesis. De hecho, esta "formación" para la solución de problemas es claramente no lineal.

Presentación de prototipo.

Algo importante de todo este "rollo" llamado pensamiento de diseño, es la conformación de grupos provenientes de diversas disciplinas. Es complicado, pero es verdad que el proceso de ideación se ve enriquecido. Como "pensantes del diseño" tenemos que estar sensibles a otras formas de pensar. De hecho, a veces estamos tan enfrascados en nuestra "formación" que podemos decir que el design thinking es "lo mismo" (proponer, por decirlo así) pero cuando presentamos nuestras soluciones, se puede notar que "no pasamos de lo mismo" y entonces la innovación para la solución del problema, simplemente no fue alcanzada. Puede decirse que esta forma de trabajar del cerebro, entre iterativa y aparente desordenada, es más compleja de lo que parece.

Clusters de ideas visuales.

Presentación de carteles.

Las imágenes de este post corresponden al taller "Del pensamiento del diseño y un par de suspiros", llevado a cabo el 29 de abril de 2010. Gracias a la Universidad Modelo de Mérida Yucatán por invitarme a participar. El taller fue una introducción a este tema, además de tratarse en forma breve el tema de identidad visual. Como ejercicio de "calentamiento" hicimos un clustering de ideas visuales para conformar un diccionario visual. Este ejercicio me gusta mucho, no como una metodología estricta, sino como una guía para dirigir el proceso de diseño de un cartel y slogan. Espero luego escribir un post al respecto. :)

¡Saludos!

Anécdotas sobre la experiencia de uso, usabilidad y el modelo mental del usuario

Un día mientras estaba en un aula de cómputo se acerco una profesora, alrededor de los 50, que me pidió permiso para usar la máquina que estaba junto a mi. Lo que deseaba era subir sus tareas a la plataforma educativa utilizada en un curso dentro de un diplomado de actualización tecnológica para docentes.

La profesora tenía que subir la tarea correspondiente para cada sección del curso. Me solicitó ayuda, accedí con gusto y juntos conectamos el USB, buscamos la liga para subir la tarea dentro de un mar de opciones para la primera sección (del curso), buscamos la carpeta con los archivos dentro de la USB y subimos el archivo; sin embargo, para el resto de las veces ella no pudo realizar la tarea por si sola, tuve que seguir asistiéndola. ¿Por qué?

En ese momento recordé que esto de la usabilidad parece algo tan tonto a veces. Tonto, hasta que uno se da cuenta de que los usuarios sí tienen problemas al interactuar con el producto. La profesora, al igual que sucede con personas cuya alfabetización informática es deficiente, caracteriza la interacción como una secuencia lineal cuasi-estricta que deben de seguir para completar la tarea. Por lo tanto, al no "aprender un paso", se pierden completamente.

Tengo la conjetura de que  alguien con mayor alfabetización tecnológica, sobretodo cuando se va volviendo experto, comienza a relacionar ideas. Por lo tanto, no intenta realmente aprenderse la secuencia de pasos para realizar la tarea, sino que estructura todo un modelo mental que involucra los conceptos (lo que se entiende por archivo, arrastrar, abrir, memoria, movimiento, etc.) así como los diferentes "caminos" con los que puede realizar la misma tarea, lo cual implicar el entendimiento de cómo moverse "en ese espacio" (en este ejemplo la plataforma educativa).

Algo evidente en esta experiencia fue notar que la usabilidad está ligada a la arquitectura de información. Habían muchas opciones y prácticamente la profesora sólo requería aquellas que le mostraran a) en que sección está subiendo la tarea y b) cómo subir la tarea. Entonces, lo complicado está en hacer una "reducción de puertas" por las que tiene pasar el usuario mientras va "navegando" en este espacio y más aún, que dichas puertas esten bien "marcadas". Sí note a la maestra hacer recorrido visual para las opciones que dispone la plataforma, pero también notaba una expresión de que no entendía bien a lo que se referían tantas palabras.

En días pasados, me llamaron para asistir a una investigadora que estaba transcribiendo, según vi, unas notas periodísticas sobre el tema de braceros y también estaba registrando algunos detalles importantes sobre dichas notas. Cuando llegué estaba algo exaltada porque no entendía porque el Word le ponía el párrafo que estaba tecleando en ese momento en rojo cuando ella lo único que quería era ponerlo en subrayado o negritas (no recuerdo bien). ¿Qué es lo que estaba pasando?

La verdad no tenía idea. Pero algo que se me ocurrió fue dar clic derecho para obtener opciones sobre ese párrafo. Entonces noté algo parecido a "aceptar inserción". Di clic y el texto cambió a negro. Supongo que el párrafo en rojo era para dar evidencia en el manejo de versiones entre lo que ya estaba guardado y lo nuevo.

Desde mi perspectiva, ambas mujeres me figuraban que usaban con sus respectivas herramientas en forma "mecánica". Por ejemplo, la primera profesora solo quería saber dónde estaba el archivo y en qué lugar debería de colocarlo, literalmente. Como cuando mueves un objeto dentro de un cuarto. En el caso de la investigadora, me imaginé que era una persona que usaba la máquina de escribir y luego con el desarrollo tecnológico tuvo que usar Word. Obviamente en la máquina no podías hacer inserciones nuevas sobre lo ya escrito.

Un punto que me llamó la atención con la investigadora, supongo que parte de su personalidad, es comentar cosas como "no se qué le apreté", "yo estaba trabajando y no se que pasó". De alguna manera lo relacioné con el caso de la primera profesora, donde el "no entender" es literalmente eso: no entender con qué estás interactuando.

Por ejemplo, dado el caso de la investigadora, mi conjetura es que el problema es la falta de correspondencia uno a uno entre el modelo de lo ya conocido (la máquina de escribir) y el modelo mental que involucra la nueva herramienta (la laptop más el Word). Obviamente el último es mucho más grande que el primero, y que al parecer está contenido (la idea de la máquina de escribir, teclear en una hoja sólo que ahora en la laptop).

Extender el modelo mental sobre el objeto antiguo para derivar en uno nuevo más complejo, puede ser complicado. La herramienta debe tener un diseño que brinde una buena curva de aprendizaje durante el proceso. Algo me dice que cuando no logramos bien esa curva, claro que podemos utilizar la nueva herramienta, pero nos quedamos utilizándola en esta forma "mecánica".

Después, con la misma usuaria, surgió otra emergencia: después de alcanzar alrededor de 200 hojas en su documento, había perdido toda la información, quedando solamente una hoja en todo el documento con lo último que tecleó. ¿Qué fue lo ocurrió?

Realmente es un misterio. Yo medio hice un par de cosas, incluyendo el "deshacer" para ver si aparecía su texto original y checar sí habían copias, pero nada. Luego solicitamos la ayuda de un ingeniero en sistemas, el cual trató de conducirla a través de preguntas que entendí que eran para dar evidencia del "error de usuario". Pero nada. Platicando con él, llegamos a la conclusión de que al no encontrarse corrupto el archivo, quizá no se fijo de que estaba tecleando sobre un documento nuevo y por no entender la diferencia entre un "save" o "save as", o bien quizá por el estrés, no se dio cuenta y sobre-escribió su archivo. :(

Una última historia. Un día, cierto diseñador de información, con formación también en cómputo, y que además le gusta platicar y discutir sobre el diseño de interacción, estaba mandando un mail en el móvil de Apple. Por error, hizo "tap" en enviar el mail y entonces no supo como cancelar la acción. Aunque se regresó al menú inicial para ver si aparecía el "outbox", no consiguió nada. Después de otro par de "taps" para checar qué estaba pasando, el correo salió con la mitad de texto. Tuvo entonces que mandar otro correo con el texto faltante.

Sí, a mi me pasó. ;) De hecho, en el ciente de MacOS cuando no quería descargar los correos o bloquear la salida de uno, me iba rápidamente a checar la ventana de actividades y le daba "alto" a ese proceso. En el teléfono no pude localizar la "tachita" para detener el envío, y tampoco me "salió" el outbox para entrar ahí y de nuevo buscar una "tachita" para cancelar. Quise hacer un mapeo entre el modelo que tiene el cliente de correo para computadoras de escritorio con el cliente para móviles. Y no dudo que exista una forma de "parar" el correo, sólo que no "entendí" cómo descubrir esa forma.

En resumen, podríamos decir que las interfaces pueden tornarse realmente complejas pero que esa complejidad no va siempre a la par con la curva de aprendizaje de usuario para utilizar la nueva herramienta, no tanto por su falta de capacidad (los usuarios no son estúpidos) sino por falta de alfabetización informática y/o tecnológica quizá, o bien, porque simplemente no se esfuerzan (porque no les interesa, su tarea base siempre está muy clara y es lo más sencilla, no importa cuán sofisticada sea la herramienta con sus "extras") en sacarle más "jugo" a las mejoras, en parte porque todos queremos una vida sencilla dentro de lo complicada que nos la hacemos. Y claro, el entendimiento, semiosis o conformación de un modelo mental del espacio de interacción, o como quieran llamarlo, entre lo que trae en la cabeza el diseñador para ofrecer una solución a lo que tiene un usuario, definitivamente no es lo mismo. Bien dicen: cada cabeza es un mundo.

Todo un reto, ¿no creen? ¿Hasta dónde eres como diseñador de interacción una guía montessori o un dictator con tus propuestas?

Del diseño y la innovación

Estoy casi seguro que la mayoría de nosotros tiene la imagen de un objeto/artefacto o situación "mejorada" cuando escucha la palabra innovación. Sin embargo, precisar qué es innovación podría resultar complicado y más aún, dar una respuesta cuando nos preguntan ¿cómo innovar?

diseno-e-innovacion

La RAE define innovación como:

Creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado.

Y tomando en cuenta que dicha academia tiene una definición del diseño como

Concepción original de un objeto u obra destinados a la producción en serie.

Entonces la relación entre el diseño y la innovación parece evidente. Diseñar es innovar e innovar implicar diseñar. Ajá. ¿Pero cómo?

El diseño como resultado de un proceso cognitivo para resolver un problema dentro de un contexto (aunque no sea así en todos los casos, desafortunadamente), está supeditado al conocimiento del diseñador mismo. Un conclusión rápida sería afirmar que la innovación se da a partir de una pluralidad de ideas.

Esto podría apoyar al punto de que "dos cabezas piensan mejor que una".

Sin embargo, la pluralidad se enfrenta a un problema inmediato: la comunicación de las ideas mismas. Si lográramos determinar los mejores medios y prácticas para la comunicación del diseño e innovación, aún está el pendiente de ¿cómo surgen esas ideas tomando en cuenta que cada cabeza es un mundo? ¿Cuáles podrían ser las variables a considerar dentro de un proceso de innovación? Es ahí donde entra la conformación una metodología asociada a procesos de innovación.

¿Qué involucra tener una metodología para innovar a través del diseño? En el diseño, ¿son los tan mencionados design research y design thinking?

Relacionado con esta cuestión, tuve la oportunidad de asistir a una charla y taller breve del Innovation Forum 09, llevado a cabo el 27 y 28 de noviembre en la UDLAP. El Dr. Fozzy Moritz, Director de SportKreativWerkstatt, ofreció la charla que tuvo por título: "Communication: What innovatorics is about".

fozzy

En la charla el Dr. Moritz platicó un poco sobre cómo su empresa, que se dedica a la innovación holística, aplica una metodología propia para proyectos de innovación. El punto a recalcar sobre dicha metodología es que la fase de "Generación creativa del concepto" se encuentra en sexta posición. Las etapas previas a ésta son las nombradas*  Energía y Motivación Dar comienzo al proyectoEstablecer el target vision (lo que la innovación pretende alcanzar) → La reflexión (una vez embebidos en el contexto) → Función principal (de hecho, según entendí serían las funciones/características potenciales consideraras para la innovación).

* Ya se, la traducción literal de los nombres resulta un poco extraña.

Después de terminar de contarnos sobre la metodología (incluyendo otras dos fases), el Dr. Moritz y otro miembro de la empresa, Christian Henneke, nos organizaron para realizar un pequeño pero interesante ejercicio: proponer algo relacionado con bicicletas tomando en cuenta las "restricciones de frontera"* y los potenciales de innovación**.

* En inglés "boundary conditions". Muy de ecuaciones diferenciales, ya sé. En sí, la restricciones dadas por el contexto.

** Aquello que facilita a la innovación.

mapa

El ejercicio consistió en listar qué podría considerarse restricciones y qué potenciales. De ahí, determinamos para cada uno cuáles podrían ser las consecuencias. Por ejemplo, si la "pavimentación" es una restricción, una consecuencia podría ser que las bicicletas no podrían llegar a todas partes. O bien, si "nuevos materiales" se considera como potencial, entonces la consecuencia sería la oportunidad de emplear material resistente a cambios climáticos pero amigable al ambiente.

Una vez teniendo ambas listas, podría entonces proponerse un producto, infraestructura o servicio innovador*. Al final, cada equipo pasó al frente a explicar su propuesta.

La resolución del equipo con quien estuve derivó en una bicicleta con ciertas características. Una idea que me latió mucho fue la propuesta de un miembro del equipo de que nuestra bicicleta tuviera un medidor de distancias de forma que a mayores recorridos, menor cantidad de impuestos pagaríamos.

* El hecho de contemplar infraestructura y servicio además de producto se me hace muy pertinente. Sobretodo al tomar en cuenta que actualmente es vital y redituable la innovación en las tecnologías de información y comunicación.

Aunque este ejercicio fue corto, me reafirmó la idea de que el conocimiento del contexto es relevante para la innovación. En adición, que si la creatividad puede ser considerada como el resultado de ideas aparentemente disjuntas para la solución de un problema, la innovación es la inmersión de este resultado dentro del contexto, mayormente en forma masiva, de forma que influye directamente en la percepción del problema.

Dado que los diseñadores tendemos a ser "inmediatos" con nuestras soluciones, la innovación parece indicarnos que necesitamos frenarnos un poco, pararnos "arriba de un banco" y contemplar el contexto del problema. Estoy convencido de que un enfoque metodológico no limita para nada el proceso creativo, al contrario, debería enriquecerlo. Dependiendo de la magnitud o complejidad de un proyecto, es posible caracterizar tanto a los usuarios como el contexto. Aún más, comunicar todo lo identificable no sólo podría marcarnos el camino (aunque sea "internamente", lo cual es muy aplicable a proyectos pequeños) sino a expresar necesidades y resultados esperados en términos de interés para el cliente (por ejemplo, como ciertas variables afectan el retorno de inversión, lo cual sería muy bueno en situaciones de proyectos grandes o muy formales).