Category Archives: Academia

Tutorial rápido para sketchnoting

Como parte del curso INFO-I300: Diseño de Interacción Humano-Computadora en la Universidad de Indiana en Bloomington, he creado un pequeño tutorial sobre sketchnoting. Esta es la primera vez que escribo mi razonamiento detrás de la manera en la que tomo notas. Fue una experiencia interesante. Mis insights derivados de este ejercicio sonÑ

  • Sketchnoting ayuda a organizarsintetizar información.
  • Sketchnoting ayuda a desarrollar pensamiento metafórico.
  • Sketchnoting ayuda a desarrollar un código visual personal para la información.
  • Las herramientas son importantes (e.g., marcador de punta de aguja, marcador de punta de pincel y libreta de bocetos de buena calidad).
  • Saber dibujar no es tan relevante. Las anotaciones tienen que tener sentido para ti primeramente.
  • Consistencia es un aspecto clave para sketchnoting.

Y con base a mi experiencia, los pasos para un buen sketchnoting son:

  1. Escuchar
  2. Filtrar
  3. Anotar
  4. Codificar visualmente
  5. Relacionar el contenido

Espero que la presentación de abajo sea de utilidad para los interesados en sketchnoting.

Diseño de Interacción Sustentable

Del 2 al 5 de octubre de 2013, fue celebrado el V Seminario Internacional de Investigación del Diseño Sustentable, al cual fui invitado para platicar sobre Diseño de Interacción y Sustentabilidad. Teniendo la fortuna de tener a uno de los expertos (y de los primeros en hablar del tema)  –Eli Blevis– en la Universidad de Indiana, bajo su guía elaboré una ponencia que presenta tres perspectivas sobre el Diseño de Interacción y Sustentabilidad, y así platicar cuáles son las implicaciones para México.

Introducción

Aunque es limitado describir toda la charla, la estructura fue más o menos en este sentido: primero platicamos sobre qué es diseño de interacción; por qué diseño de interacción no es diseño industrial, no es diseño gráfico, no es diseño de información, y al mismo tiempo involucra conocimientos de todos los anteriores. Platicamos de cómo el diseño de interacción está involucrado con un sistema y cómo este sistema influye en la experiencia del usuario. Como primer punto, pusimos en la mesa la pregunta sobre una posible conexión entre experiencia de usosustentabilidad.

Luego, para seguir platicando sobre diseño de interacción, comentamos el caso del cajero automático y cuestionamos cómo el perfil de usuario es importante. Enseguida, cuestionamos cómo la tecnología, si no se piensa en forma inclusiva, puede restringir el acceso a servicios para ciertos perfiles de usuarios, que dentro de una perspectiva de sustentabilidad social, deberían ser considerados como usuarios potenciales. En este tenor, platicamos como el reconocer y entender los modelos mentales  de los usuarios es relevante para ser incluyente.

Como la plática era introductoria sobre el diseño de interacción, señalamos el valor de saber hacer tanto síntesis como análisis dentro de la disciplina. Además, pusimos en la mesa la pregunta de ¿Cuáles son las competencias de diseño que un diseñador de interacción enfocado en sustentabilidad debería tener? Estos conjuntos de competencias están  detalladamente descritos en la teoría de diseño generada por Erik Stolterman, con quien tengo la fortuna de trabajar en la Universidad de Indiana.

Perspectivas de Interacción Humano-Computadora y Sustentabilidad

Luego, platicamos sobre tres perspectivas de Interacción Humano-Computadora (HCI) y sustentabilidad.  En particular, nos referimos a estos tres artículos:

Blevis (2007). Sustainable Interaction Design: Invention & Disposal, Renewal & Reuse.

Dourish (2010). HCI and Environmental Sustainability: The Politics of Design and the Design of Politics.

Tomlinson et al. (2013). Collapse Informatics and Practice: Theory, Method, and Design.

Diseño de interacción sustentable: invención y desecho, renovación y reuso

En el primer trabajo, Eli Blevis (2007) creó una rúbrica con el cual podemos reflexionar sobre sustentabilidad cuando diseñamos, tomando en cuenta el material empleado en nuestros diseños, sin importar si es físico o digital. En este sentido, comentamos brevemente el caso del iPhone para el caso de material físico, y platicamos sobre imágenes y tweets para el caso digital. En particular aquí quiero enfatizar que me llama mucho la atención pensar en sustentabilidad y material digital. Creo que podría haber una oportunidad de investigación en ese sentido: en el mundo digital también generamos, desechamos, usamos, reusamos heredamos; sería interesante determinar cómo estas actividades pueden informar el diseño de tecnología.

slides-img00.062

HCI y sustentabilidad ambiental: las políticas del diseño y el diseño de políticas

Luego, el trabajo de Paul Dourish (2010) nos permitió platicar sobre políticas y sustentabilidad. En particular, de cómo grupos aparentemente heterogéneos pueden alinearse, bajo la perspectiva de un esencialismo estratégico, y así lograr un impacto a quienes generan políticas relacionadas con la sustentabilidad. Dourish, argumenta que mucho del trabajo (a nivel investigación y diseño) relacionado con sustentabilidad implica acciones individuales y que esto resulta más complicado para lograr un impacto de arriba hacia abajo –donde la generación de políticas juega un papel primordial.

slides-img001.068

En la charla, señalamos que el trabajo de Dourish (2010) nos da la oportunidad de reflexionar sobre el contexto mexicano. Tomando el ejemplo del cajero automático y de cuestionarnos la equidad en términos de alfabetización informática e informacional, extrapolamos la idea con diferentes servicios que podrían beneficiar a la sociedad para lograr dicha alineación. La razón por la que enfatizamos en esto es porque consideramos que sustentabilidad incluye también sustentabilidad social: Políticas e instituciones que tienen un efecto de integrar diversos grupos y prácticas culturales de modo justo e igualitario (UNESCO). 

* De manera muy personal veo la sustentabilidad en México como un asunto descuidado. El trabajo de Dourish, y el trabajo de uno de mis colegas en la Universidad de Indiana, me hacen reconocer el valor del diseño de interacción y la Tecnologías de Información para lograr la alineación mencionada por Dourish y la relevancia políticas que beneficien a la sociedad. Es sabido que la estabilidad de México está en un estado crítico, tanto a nivel económico como social. En este sentido, México quisiera remarcar la falta de una perspectiva sustentable en la sociedad mexicana. Al menos, en la mayoría de nosotros. 

Informática de Colapso y la Práctica: Teoría, Método y Diseño

Del trabajo de Tomlinson y colegas, entre ellos Eli Blevis y Yue Pan, platicamos sobre el colapso y la idea de cómo hay personas que se preparan para éste. Comentamos que de acuerdo con estos autores, debemos de fijarnos en cómo gente hace cambios sobre cómo hacer ciertas cosas y que a esas personas debemos prestar atención si pensamos en términos de sustentabilidad. En este sentido, platicamos sobre los ejemplos que Tomlinson y colegas mencionan en su investigación, y el papel de los tecnofuturistas para hacer esta conexión entre Interacción Humano-Computadora y una sociedad que piensa en el (posible o actual) colapso –relacionado con la sustentabilidad de una sociedad.

slide003.077

Conclusiones

A partir de lo que platicamos del trabajo de expertos, nos hicimos la pregunta de qué significa esto para México: ¿qué implica pensar en términos de sustentabilidad social, esencialismo estratégico, informática de colapso, y enfocarnos en prácticas reflexivas? Comentamos entonces que este tipo de investigaciones nos resulta útiles porque nos da un marco de trabajo para dirigir posibles acciones de diseño de interacción en México.

img004.080

Conocer sobre los tecnofuturistas y entender que piensa el resto del mundo sobre el colapso, podemos mirar sobre cómo funcionan las cosas en México y quiénes están realizando un cambio en sus prácticas del día a díacómo y cuál es su impacto. A esto se le suma la necesidad de una docencia del diseño de interacción en México que reconozca la relevancia de la sustentabilidad en la sociedad mexicana; incluyendo sus implicaciones sociales y económicas. ¿Cuáles son las habilidades, mentalidad, herramientas, y conocimiento que un diseñador de interacción sustentable debe incorporar durante su formación?

img005.081

Por otra parte, debemos prestar atención a cómo grupos se alinean y logran impacto en sus países, para después entender y posiblemente apoyar los casos mexicano; entender cómo la investigación y práctica del diseño puede apoyar causas que beneficien y promuevan la equidad dentro de la sociedad mexicana.

Estas fueron las conclusiones de la charla:

  • Existe un área de oportunidad en México para el estudio de la sustentabilidad y su relación con el diseño de interacción, diseño de experiencia o interacción-humano computadora.
  • La formación de un diseñador de interacción involucra diversas áreas de conocimiento. La capacidad de tener tanto un pensamiento de diseño como un pensamiento sistemático resultan relevantes en el diseñador de interacción.
  • Para nuestro país debemos determinar cuáles son las competencias diseñísticas (mentalidad, conocimientos, habilidades y herramientas) fundamentales para formar diseñadores de interacción sensibles a los procesos creativos tecnofuturistas y prácticas reflexivas, comprometidos con la alineación de la sociedad mexicana, y capaces de proveer soluciones interactivas que promuevan o apoyen la sustentabilidad social.

Tips para estudiar un posgrado en Estados Unidos

Estudiar un posgrado requiere tiempo de reflexión antes de tomar una decisión. Si es en el extranjero, quizá requiera más tiempo. Estas son algunas observaciones personales —algunas generales y otras específicas para Estados Unidos— que quizá te ayuden en el proceso:

1. Escoge un tema o área en la que quieres hacer un posgrado. Esto va por tu cuenta. Observa y escucha que hacen tus amigos, profesores, egresados, la gente que sigues en Facebook o Twitter. Reflexiona sobre el área que te gustaría estudiar, checa cómo se dice en inglés y googlea cuáles son las universidades americanas que ofrecen dicho programa.

2. Pregunta a toda persona a quien le tengas confianza académica. Es decir, a aquellos que te puedan orientar sobre el tema que escogiste o que saben cómo es la vida académica en Estados Unidos o en el extranjero. Si te cuentan anécdotas, mucho mejor.

3. Checa lo que has leído del tema y quienes son los autores. Googlea dónde trabajan y si son parte de la planta docente de algún programa que esté relacionado con el tema que te interesa. Checa quiénes son los otros profesores de tiempo completo/parcial, qué hacen, y si dan clases en ese programa. Busca sus nombres en Google Schoolar, Academia.edu, Slideshare, Scribd o el sitio web de la biblioteca de tu universidad u otras bibliotecas en línea.

4. Agota todas las fuentes de comunicación institucionales y no institucionales. Después de que cheques el programa, revisa el sitio web de la universidad, la galería de fotos, entra al Facebook, Instagram, Twitter u otra red social tanto del programa como de la universidad. Checa además en YouTube qué videos hay institucionales y personales del lugar, las clases, proyectos y demás. Métete a portales web que hablan sobre universidades, programas y becas. No olvides checar o averiguar cuál es el porcentaje de admisión por año. Esto seguro encuentras en algún lugar del ciberespacio pero no necesariamente en los medios institucionales. A partir de este punto, comienza a hacer ejercicios de introspección. Cómo te sientes, te visualizas en Estados Unidos y te proyectas en el futuro académico/profesional te ayudarán a discernir. Es importante estar enfocado, pero no olvides mantenerte flexible.

5. Pregunta a la gente del programa. Ubica cuáles son los medios de contactos de aquellos que dan información oficial del programa, ya sea via email, Facebook o Twitter. En este caso, puedes preguntar lo que consideres necesario. Sin embargo, también puedes preguntar a algún profesor o ese autor (en ese programa) que te había llamado la atención. Incluso, puedes ubicar las páginas y datos de contacto de los estudiantes. Para estos dos últimos casos ten en cuenta ser conciso al explicar quién eres, qué has hecho, qué te interesa, qué crees estar buscando y preguntar si dicho programa es para ti. El reto es escribir como si fuera un tweet. La persona a la que contactes debe tener claro que fue contactada porque tienes interés en el programa y en lo que hace o hacen en dicho programa. Si consigues una cita por Skype sería formidable.

6. Planea presentar el TOEFL y el GRE con tiempo y dinero. Además de pagar para presentar los exámenes, quizá tengas que pagar por algún material o curso para uno o ambos exámenes. Más aún, quizá tengas que moverte a otra ciudad para presentar alguno de éstos y eso involucra gastos de transportación, hospedaje y alimentos. Como los exámenes tienen validez de dos años, quizá sea menos estresante enfocarte en un examen a la vez. Ambos exámenes son truculentos y requieren de aprender a cómo responderlos adecuadamente para obtener un buen resultado. Es importante que verifiques cuántos puntos te piden de TOEFL y qué tan relevantes son tus resultados de GRE para que seas admitido en la universidad que quieres. Lo que es seguro, que sin importar si requieres de muchos o pocos puntos, tienes que dedicarle tiempo de ejercicio y simulacro para ambos. Esto no creo que pase en menos de un semestre o quizá un año. También verifica cuándo es la fecha de exámen y sobretodo cuándo te llegarían los resultados. Lo anterior te ayudará a programarte para todo el proceso.

7. Consigue buenas cartas de admisión. Trata de sacar los puntos que te piden el TOEFL y si es posible haz el mejor GRE que puedas. Estoy convencido que ninguno refleja que tan bueno eres en inglés o cuán inteligente eres. Eso lo verás cuando ya estés en Estados Unidos ;) Así que enfócate en hacer buenos exámenes pero nunca pienses que lo es todo. Sin embargo, sí preocúpate por tener buenas cartas de admisión. Puede ser  de gente con altos puestos académicos, que tenga importantes publicaciones o que sea de alguna forma internacionalmente conocido o reconocido (algo que los americanos consideren como confiable). Sin embargo, no dejes que esto te limite. En la carta debe expresarse qué has hecho, cómo has impactado durante tu vida como estudiante incluyendo tu personalidad y actividades extracurriculares, tu forma de trabajo, etc. Por lo tanto, gente que te conozca y a quienes tengas confianza podrían escribir una carta más rica y que mande un mensaje directo al comité de admisión. Una combinación de ambos casos da señas de que hay gente que cree en ti y en tu proyecto. Se amable al solicitar la carta y explica de manera concisa cuáles son tus planes. Eso sí, no te quedes esperando a que te den la carta. Ahórrale tiempo y esfuerzo a quienes te van a recomendar en la medida de lo posible. Por ejemplo, arma un borrador o en lista cuáles son los puntos a tratar en la carta. Recuerda que la carta puede ser requerida impresa y en un sobre cerrado. Si quien te recomienda no vive en la misma ciudad y/o tiene una agenda ocupada, esto puede afectar los tiempos o implicar más gastos.

8. Traduce tu vida (académica) al inglés. Claramente, esto involucra tiempo y dinero. Tienes que traducir tus certificados de estudio o transcripts, títulos y quizá algún otro documento que te soliciten —infórmate bien. Un perito traductor realiza estos trabajos. Averigua precios por las traducciones y tiempos de entrega. Considera que si te piden copias físicas (además de digitales) y tienes intenciones de aplicar a más de una universidad, necesitarás quizá más de una copia de esas traducciones.

9. Prepara tu carta de motivos. Llegará un punto donde tendrás impreso y en digital, tus resultados del TOEFL, GRE, títulos o diplomas, transcripts, otros posibles documentos y las cartas de recomendación. Entonces vendrá algo crucial: tu carta de motivos. Cuando iniciaste este proyecto te preguntas cuál sería la mejor opción y por qué. Ten en cuenta tu (bien reflexionada) respuesta para esta carta. Ten en cuenta que la carta además es la única oportunidad que tienes para presentarte (como individuo e interesado en el programa) y llamar la atención del comité de selección. Es tu voz, por lo tanto el contenido tiene que ser franco y congruente contigo. Verifica el perfil de ingreso que buscan y explica qué has hecho y quién eres como persona, demostrando por qué encajas en dicho perfil. Antes de escribir tu carta, busca ejemplos en Internet y analízalos. Lee tips y fíjate en la estructura recomendada. La carta no la podrás redactar en una sola sentada. Después de terminarla, debes dejarla un rato, al menos un par de horas, antes de volver a leerla. Si te ayuda, haz una lista de los puntos que quieres comunicar para que no los pierdas entre tanto cambio al redactarla quizá más de dos veces. Si tienes a alguien de confianza, algún amigo corrector, alguien angloparlante nativo o algún académico que estudió en Estados Unidos, pídele ayuda.

10. Manda tu solicitud con tiempo. Toma en cuenta cuándo son las fechas para extranjeros en el programa que deseas aplicar. Verifica si existe alguna fecha y requerimientos extras si deseas ayuda financiera. Toma en cuenta que alguna institución en tu país necesita la carta de admisión y otros documentos para ofrecerte ayuda financiera a su vez, lo cual implica más fechas y posibles gastos. Ahora que las solicitudes se realizan en línea, no te confíes. Nunca sabes si el Internet o computadora pueden fallar el último día, o si tendrás a la mano una tarjeta de crédito. También quizá necesites tiempo para organizar los documentos escaneados en uno o varios PDFs dependiendo de cada universidad. Más aún, si cierta universidad te pide que envíes la documentación impresa, toma en cuenta los tiempos y costos de mensajería.

En resumen, aplicar a una Universidad en Estados Unidos puede requerir al menos un año o año y medio. Claro está, dependiendo del tiempo y recursos que puedas invertir en este proyecto puede ser antes o más tarde. Pero no imposible. Lo que sí confieso es que puede ser agotador y frustante. Requiere paciencia y organización —un paso a la vez. Si aplicas a más de una universidad, ten en cuenta que duplicarás trabajo. Por eso es importante depurar lo más que se pueda toda la información y seleccionar aquellos programas que consideres te ayuden en tu crecimiento personal y profesional —incluyendo el lugar, gente, clima, etc. No olvides que todo esto es solo el inicio. Cuando seas admitido, otras cosillas tendrás que tomar en cuenta. Pero repito: un paso a la vezMucha suerte.