El valor de especializarse

En Mérida, hay un platillo de puerco asado, cebolla, salsa y otros que en su totalidad se conoce como Poc-Chuc. Una vez, un restaurante que (sí hay en D.F.) se adjudicó la creación de dicho platillo. Después, en el estado de Yucatán se dice que el mejor Poc-Chuc lo podrías encontrar en un poblado llamado Maní. El restaurant, llamado "El Príncipe Tutul-Xiú" abrió sus puertas en Mérida en una zona que algunos podrían llamar de "bajo perfil". Sin embargo el lugar es hasta fecha un "boom": Vacaciones que he ido a comer ahí, vacaciones que hay comensales...  Este restaurante ofrece además del Poc-Chuc, otros 7 platillos; sólo eso hay para comer de toda la gama de comida yucateca. Pero como veeeende.

 Nota de venta del Príncipe Tutul Xiú en Yucatán

Se que todos, en cualquier lugar pueden hacer referencia a una situación similar. Ese lugarcito, el preferido de todos, donde solo hay una o dos cosas, las cuales caracterizan dicho lugar y que tu ves que genera miles de pesos diarios (¿alguien conoce la Isla del Amor en Puebla?). En estos casos, el valor del restaurant, ya no está en la calidad de sus platillos únicamente, sino está ahora en el valor de su especialización.Llámese diseñador, computólogo, biólogo o quiropráctico, el especializarse consolida la imagen profesional de cada persona. Esto es sumamente irónico al egresar de una licenciatura porque tienes que ser todólogo, si no es así, uta! para que busques chamba se pone un poco difícil.Cuando estaba en esa etapa de mi vida, pensaba que ser especialista en algo era una muerte segura. Sin embargo, parece que conforme pasa el tiempo, uno va practicando sobre algo fijo (que no es lo mismo que sobre sólo una cosa). Esa habilidad te convierte en una autoridad del ramo y por ende, uno adquiere prestigio. Y como escuché recientemente: el prestigio no se puede medir/cuantificar (ergo, es invaluable).

 ¿Debe un diseñador especializarse?

Muchos en este punto pensarían que eso daría muerte a su alma libre y artística... pero no es así, hasta un alma de este tipo acaba navegando únicamente en ciertos mares. Creo que la especialización entonces debe tener al menos dos grandes pilares: 1) la pasión y 2) la mente.

  • La pasión está cuando pones el corazón, la garra, el plus o como se llame a hacer eso tan especializado pero que derivará en que tu trabajo resalte de la media. Entonces, creo que para especializarse uno debe hacer lo que le gusta, lo cual encaja perfectamente con "para qué es bueno uno".
  • En este punto de mi vida, creo que especializarse no es cerrarse. La mente juega un papel importante para ser especialista, en particular para dar ese "brinco creativo" para que el producto resalte de la media de sus similares; uno para "agarrarle el modo" a lo que hace, emplea la mente para conectar, como si fuera un embudo, todas esas impresiones mentales de experiencias pasadas hasta reducirse o concentrarse en lo que se va a aplicar (aquello en lo que nos especializamos). La creatividad entra cuando la gente hace que por el embudo pasen cosas aparentemente no relacionadas, de tal forma, que resuelve los problemas con "gran brillantez", "ingenio" o incluso, crea algo tan único y particular que con la repetición da una maestría en la ejecución que solo puede interpretarse como prestigio.

 Confieso, en pasión y mente, que aún ando buscando el cómo y el qué, pero si veo que como el tiempo sigue pasando y uno va delimitando su campo de acción, y que resulta muy pero muy importante el no quedarse quieto dentro de dicho campo. Y eso, ¿generará dinero? Jejeje.. quien sabe. Creo que más importante resultan las oportunidades, el dinero puede venir por añadidura. ¿O no?

Conjeturas mías sobre la especialización de un diseñador y posiblemente no diseñadores 

  • Especializarse profesionalmente/en una actividad conlleva a consagrarte como una autoridad en un contexto/localidad, independientemente si esta es chica (mi familia), mediana (la chamba) o muy grande (en la web).
  • Ser especialista en algo da valor a tu individualidad.
  • La especialización da valía y prestigio cuando se realiza con maestría.
  • Cuando se tiene el prestigio, uno puede apropiarse de la especialidad para marcar un nuevo camino. Esto es, ya tienes la autoridad para crear una "ramita" más en el mega árbol de actividades que realiza el ser humano.
  • Cuando uno logra una buena especialización de lo que hace, puede comercializarse mejor y por ende, capitalizarse con éxito. Lo anterior es gradual y parte de la combinación pasión/mente que puede influir muchísimo para que se de esto de la capitalización de uno en forma más rápida.